Ante la cumbre del Mercosur

14/07/2017 por

Informe DNI N° 168

Julio 2017

 

 

Frente a recientes resultados decepcionantes del bloque.

 

 

La Cumbre del Mercosur:

La oportunidad para reactivar un bloque adormecido.

 


 1.Introducción

 El Mercosur tendrá en los próximos días (mediados de julio 2017) su cumbre presidencial. El bloque no ha atravesado por su mejor momento en los últimos años. Diferencias políticas, institucionales y comerciales han afectado su vigencia. Como resultado, el comercio del bloque ha menguado.

Una agenda que durante mucho tiempo estuvo más enfocada a discutir problemas domésticos y de corto plazo y no a prever destinos estratégicos y globales, generó un largo “momentum” que hizo del bloque una región con decreciente flujo comercial.

Es esta, pues, una ocasión para relanzar, corregir, reformular, modernizar; y para avanzar en reformas necesarias, incluso solicitadas por no pocos de sus miembros.

La inminente reunión cumbre consistirá, pues, en el reencuentro de los líderes del bloque, la oportunidad de dar una “vuelta de página” al mal momento de la historia reciente, la necesidad de tomar nota de los malos resultados y la oportunidad de generar acciones virtuosas para revivir el boque.

 

2.El Mercosur como actor comercial mundial

Las exportaciones de los 4 miembros fundadores del Mercosur (en este trabajo no se incluye en la mayoría de las referencias a Venezuela dado que su incorporación fue posterior al origen del bloque, luego Venezuela fue suspendida –lo está actualmente-, además no ha incorporado la mayoría de las normas del bloque, a lo que hay que adicionar que no hay datos sobre el comercio exterior de Venezuela en 2016 publicados oficialmente aún), han caído desde 2012 desde 344.394 millones de dólares hasta 260.143 millones de dólares en 2016.

 

País Exportaciones totales en  millones de dólares, año 2012 Exportaciones totales en  millones de dólares, año 2014 Exportaciones totales en  millones de dólares, año 2016
Argentina 80.246 73.255 57.117
Brasil 242.578 232.669 183.439
Paraguay 11.654 14.252 11.225
Uruguay 9.916 10.657 8.362
Total 4 miembros fundadores del Mercosur 344.394 330.833 260.143

 

Este menguante resultado tiene parte de su explicación (causa) en el descenso del comercio mundial en general.

Pero otra buena parte del descenso en verdad esta explicado en el hecho de que el boque ha padecido un gran debilitamiento comercial tanto en su relación con el resto del mundo como en su vínculo intra zona. 

El comercio del bloque se ha retraído de manera muy relevante. El gráfico siguiente (elaborado por el BID) da cuenta, del mismo modo, de ello.

El total de exportaciones mundiales de bienes fue de 15.474 mil millones de dólares (15,4 billones) en 2016, mientras había sido de 17.930 mil millones (17.9 billones) en 2012 (año en el que comienza la desaceleración del comercio en volúmenes y la caída medida en dólares). Lo que lleva a referir que mientras el Mercosur explicaba 1,92% del comercio mundial en 2012, explico 1,68% del total de exportaciones mundiales de bienes en 2016. Esto es: El Mercosur pierde participación en el comercio mundial.

El siguiente gráfico elaborado por el BID (esta institución aún no registra el dato completo de 2016) muestra la tendencia del comercio del bloque.

Dibujo 1

 

En verdad, la suerte del Mercosur está vinculada con la de las dos principales economías (por dimensión) que lo integran. Argentina y Brasil son dos economías que muestran gran dificultad de inserción internacional, enfocadas “hacia adentro” y que por ello llevan al propio Mercosur a una configuración “hacia adentro”.

Así, el bloque está liderado por dos economías (Brasil y Argentina) extremadamente cerradas. Y el cuadro siguiente (fuente Banco Mundial) muestra que las dos economías principales del bloque son (nada menos) dos de las más cerradas economías mundiales y la participación del comercio internacional en el bloque, por ende, es muy baja. El Mercosur, por eso, es el bloque de integración más cerrado del mundo.

 

Relación de exportaciones e importaciones con el PBI (grado de apertura) % Exportaciones/

PBI

% Importaciones/

PBI

Mundo 29,5 29,5
OECD 28,7 28,3
Latinoamérica y el Caribe 21,2 22,7
Países de ingreso medio 23,5 29,4
Argentina 12,7 13,4
Brasil 12,5 12,1
Uruguay 21,4 20,2
Paraguay 42,1 39,4

 

De acuerdo al Banco Mundial Brasil y Argentina son dos de las 11 economías con peor ratio exportaciones/PBI de todos los medidos en el mundo en 2016. Y son a la vez nada menos que dos de los tres países con menor ratio importaciones/PBI de todo el mundo medido en esa lista.

Pero aún así Brasil es, según la OMC, el único miembro del Mercosur que se encuentra entre los principales 30 exportadores mundiales (es el nro. 25 y sus exportaciones representan el 1,2% del total mundial), aunque es su volumen general (el comercio internacional participa de modo débil en su economía, que es una de las 10 mayores del mundo) lo que justifica ese lugar.

Los países del bloque exportan 31% de los bienes y servicios que exportan los países de Latinoamérica, pero sumando todas las ventas al exterior de los 4 miembros no logran equiparar las exportaciones de México (392.873 millones de dólares).

Y la región Latinoamericana en general muestra una performance en materia de relacionamiento comercial externo que está muy por debajo del resto del mundo, y el Mercosur es una de las causas de ello, además de ser un reflejo de la problemática del conjunto en el que se emplaza.

Dibujo 2

 

 

3.El bloque en su relación endógena

 

En verdad, buena parte de los objetivos originales del bloque han estado afectados en su cumplimiento en los últimos años.

El tratado del Mercosur garantiza:

  • La libre circulación de bienes, servicios y factores productivos entre países.
  • El establecimiento de un arancel externo común.
  • La libre circulación de personas y la adopción de una política comercial común.
  • La coordinación de políticas macroeconómicas y sectoriales entre los Estados partes.
  • La armonización de las legislaciones para lograr el fortalecimiento del proceso de integración.

Pero muchos de esos elementos no han tenido en los últimos años plena vigencia (el primero de la lista anterior por afecciones el comercio especialmente implementadas hasta hace 18 meses por Argentina, el segundo por excepciones acordadas por todos, el tercero por falta de consenso en una política comercial común tanto hacia afuera como hacia adentro, el cuarto porque claramente los países no han consensuado políticas macroeconómicas comunes y el quinto por la lentitud en la armonización normativa -Venezuela fue el peor ejemplo de ello y en este punto estuvo basada su suspensión-).

Por otro lado, y por algunas de las razones antes expuestas, el comercio intra zona (débil tradicionalmente) también ha venido en descenso en los últimos años (como lo muestra el siguiente gráfico elaborado por el BID.

Dibujo 3

Dibujo 4

 

Además, como se ha visto, lo antes expuesto muestra que solo para Paraguay las exportaciones al resto del bloque son de gran relevancia en su conjunto de exportaciones (las demás economías tienen en destinos externos, mercados de mayor relevancia, lo que contradice lo que suele ocurrir en países que integran bloques como Asean, Nafta o la UE, que llegan a comercio interbloque de mayor importancia).

Dibujo 5

 

 

4.Debilidad comercial y consecuente escasa inversión extranjera en la mayoría de los miembros del bloque.

 

La desvinculación comercial ha generado como efecto que ha sido débil el ingreso de inversión extranjera en el bloque como conjunto.

La estadística internacional muestra que hay abundante flujo de inversión en el mundo en países con relevante apertura. Y que de los 20 principales receptores de IED en todo el mundo, 19 son a la vez países que están en la lista de mayores actores del comercio internacional. El único caso que se exceptúa de esta regla es Brasil, que siendo una economía sin relevante apertura se vale de su dimensión (es la 8va economía mundial por su PBI aun en plena crisis) para haberse mantenido entre los 10 principales receptores de IED del mundo desde hace años (inclusive en 2016).

Por ello puede afirmarse que dentro del Mercosur, que ha recibido alrededor de 70.000 millones de dólares de IED en total en 2016, solo Brasil (pese a su crisis) ha sido un actor significante en esta materia, y últimamente ha mantenido su rol de uno de los principales 10 receptores de IED en el mundo, aún cuando ha descendido en la recepción de inversiones.

Por ello, en esta materia el bloque solo depende de Brasil.

Y en general la recepción de IED en el Mercosur ha menguado desde 2011 hasta 2016. Esto ha ocurrido pese a que como se exhibe en el gráfico de más abajo en el mundo se ha mantenido en niveles relativamente constantes (de unos 1,55 billones de dólares anuales), incluso habiendo llegado en el mundo -los flujos de IED-  al mejor record en 2015 (desde 2007).

Dibujo 6

 

Dibujo 7

 

Así, Brasil generó nada menos que 85% del total de IED recibida en el bloque.

Como se dijo, Brasil fue, además, el único miembro del bloque que estuvo entre los principales 10 receptores de inversión extranjera en el planeta (unos 60.000 millones de dólares -unas 10 veces lo que logró Argentina-).

Más aún, Brasil es el único país miembro del bloque que está en el listado de principales receptores de IED en la región según la UNCTAD.

Dibujo 8

 

 5.El futuro del bloque

El futuro del Mercosur, por ende, debería prever:

  • Una reformulación de su estrategia (convirtiéndose en un actor global y no en un bloque que prevé el comercio intrazona como principal objetivo). Para ello el posible acuerdo con la UE es un instrumento que puede revolucionar la configuración del Mercosur y convertirlo en un actor trasnacional. Y la mayor vinculación con al Alianza del Pacifico (en lo que Argentina ha hecho punta) puede darle una regionalización más completa.
  • Una flexibilización que permita a sus miembros acuerdos individuales sin lesionar la institucionalidad del bloque
  • Una actualización y normalización de la agenda interna para revigorizar los vínculos.
  • La generación de acuerdos que amplíen el objeto del bloque (comercio de servicios –sobre lo que hay iniciativas en discusión actualmente- por ejemplo)
  • Una mayor institucionalización del bloque (que mantiene una organización meramente intergubernamental)
  • Una activación por parte de sus miembros y ante terceros de acuerdos en áreas que el bloque no impide que sean tratados por cada uno. Por caso:

Algunos asuntos no alcanzados por el AEC (pueden ser parte de acuerdos internacionales)

  • Denominación de origen
  • Comercio de servicios
  • Propiedad intelectual
  • Normas de calidad (armonización de exigencias sanitarias, fitosanitarias, de seguridad, normas sobre comercialización u otros estándares)
  • Funcionamiento aduanero
  • Facilitación de comercio
  • Normas de derecho administrativo (reducción de obstáculos, transparencia de procedimientos)
  • Compromisos de lealtad en regulaciones comerciales
  • Solución de controversias
  • Protección de inversiones

Algo a considerar en relación al futuro del comercio de los miembros del bloque es que los precios internacionales han descendido, lo que obliga a unas mejores políticas comerciales externas basadas en estrategias competitivas acertadas y el desarrollo de atributos calificados, productivos y comerciales.

Es cierto que es Venezuela (dependiente del petróleo) el más perjudicado hoy por los precios de sus exportaciones; pero (según muestra el gráfico siguiente elaborado por el BID) los demás miembros, que mantienen precios por debajo de los buenos niveles de 2011/2014 aún ahora tendiendo esos precios a una estabilización, ya no competirán por precios al alza.

Dibujo 9

6.El Mercosur para Argentina

 

Para Argentina en particular la reconfiguración del bloque sería de gran relevancia, en la medida en que el Mercosur es de gran importancia para las exportaciones industriales y en particular de las de Pymes.

Así, mientras el 62% de las empresas exportadoras argentinas llegan al Mercosur (donde tienen preferencias arancelarias) -y el 44% de los exportadores de nuestro país llega a los demás países de la región con quienes hay celebrados acuerdos comerciales-; apenas el 20% llega a EEUU o Europa, y son menos del 5% las que llegan a China.

Del mismo modo, Argentina exporta el doble de ítems a los países del Mercosur (donde disfruta de las citadas preferencias arancelarias acordadas) que al resto de los países de la región.

Dibujo 10

Claramente en esto es cierto que surge esencialmente  dentro del bloque para argentinas el vínculo con Brasil, que se vigorizó desde la existencia del Mercosur. Como ejemplo obsérvese que mientras en 1980 la Argentina exportaba a Brasil menos de 800 millones de dólares, llego en 2013 a exportar unos 17.000 millones de dólares (luego comenzó a descender  hasta 2016 en el que las exportaciones al principal socio las exportaciones cayeron hasta unos 9000 millones de dólares, lo que consolida la tendencia de debilitamiento del vínculo –aunque debe decirse que se mantiene el potencial una vez que superen problemas actuales en Brasil-).

En 30 años, como consecuencia del Mercosur, Brasil –aún con la crisis de los últimos dos años) casi duplicó su participación porcentual en las exportaciones argentinas. Sin embargo y entendido que por su dimensión la gran relevancia del Mercosur para Argentina está en el comercio con Brasil debe advertirse –como se anticipó- del debilitamiento del comercio con el otro gran socio del bloque en los últimos años.

Dibujo 11

Por su parte, la relación con Uruguay ha sido la segunda en relevancia para Argentina en el bloque. Las exportaciones argentinas a Uruguay crecieron hasta llegar en 2011 (récord) a 2.085 millones de dólares- y luego iniciaron un descenso, llegando a niveles actuales que rondan los 1.000 millones de dólares.

La relación de Argentina con el Mercosur muestra gran alza del comercio en los últimos de 5 lustros, pero decrecimiento en los últimos 5 años.

Pero como reflejo del debilitamiento del Mercosur es dable advertir que la evolución del comercio general argentino muestra que han pasado a tener mayor importación relativa nuevos mercados (asiáticos especialmente), como lo muestra el cuadro siguiente, frente al debilitamiento del Mercosur. Hoy Argentina exporta más al sudeste asiático que al Mercosur, y ello es una novedad histórica.

Dibujo 12


7.La oportunidad de un acuerdo con la UE.

Como se expresa en otra instancia de este trabajo, en términos de agenda futura, y después de años sin relevantes acuerdos del bloque con terceros mercados, una negociación con la UE (más allá del hecho del acuerdo en sí) plantearía una nueva agenda y redefiniría el perfil del bloque.

Una apertura del bloque (que en cualquier caso no ocurriría inmediatamente pero que obligaría a redefinir estrategias  de empresas y sectores productivos) implicaría dos grandes novedades: por un lado la reducción de la preferencia arancelaria interbloque -tal como hoy se la conoce- para exportaciones argentinas intra bloque; pero por otro también alentaría inversiones y permitiría acceder a terceros mercados en mejores condiciones (mientras las empresas chilenas acceden a más de 60 mercados con aranceles reducidos por acuerdos comerciales internacionales, las mexicanas lo hacen con esas condiciones preferenciales en 50 mercados y las colombianas lo logran en 35 mercados en esas circunstancias; los países del Mercosur acceden a sólo 11 mercados con aranceles reducidos por preferencias surgidas de negociaciones).

Un acuerdo con la UE genera ampliación de mercados, más comercio e inversiones, mejora en la reputación, mayores exigencias institucionales y una internacionalidad que el bloque no tiene.

8.Conclusión

El Mercosur se encuentra ante dos principales problemas –uno coyuntural y referido al pasado reciente, y otro estructural referido al futuro inminente- : por un lado el comercio intra-región está debilitado luego de tiempos recientes (parece ahora superados pero dejaron huella) en los que se lo ha afectado por restricciones que contrarían el espíritu de un acuerdo que tiene desde su origen por objetivo liberar los flujos comerciales entre sus miembros; y por el otro se ha encontrado en los últimos años ante aparentes diversas posiciones (divergentes) de sus miembros en relación al futuro y la inserción extra bloque del acuerdo.

Como se expuso, la revivida negociación por un tratado de libre comercio con la Unión Europea ha puesto a Brasil, Uruguay, Paraguay y Argentina ante la necesidad de definir no ya una propuesta para una negociación con Europa sino una postura estratégica para el futuro institucional del bloque.

Lo cierto es que lo más probable, dada la fatiga del bloque, la tendencia internacional y las posiciones de los líderes políticos y empresariales del bloque, es que, más allá de la dificultad de Brasil en este momento de tomar decisiones al respecto, en el mediano plazo el Mercosur avanzará ya hacia una mayor apertura (evidenciada ahora por estas negociaciones con la Unión Europea que muestran una reactivación manifiesta; pero que también parece ser una meta estratégica de los citados socios con miras en otros objetivos económicos y comerciales en el mundo).

Frente a la próxima cumbre, y a la posibilidad de un nuevo tiempo, debe decirse que el Mercosur ha sido un bloque pensado hacia adentro y ahora tiene la ocasión de ser uno que avanza hacia el mundo y formar parte de la mayoría que (pese a ciertas críticas surgidas ahora desde EEUU -que de todos modos no han generado mayores modificaciones estructurales-) continúa construyendo un planeta que comercia dinámicamente (la suma de las exportaciones mundiales equivale a 30% del producto global, mientras representaba el 25% en el año 2000 y menos del 20% en 1980). En el mundo hay 419 acuerdos económicos internacionales vigentes (eran 265 en el año 2000) y los comprometidos con el comercio trasfronterizo (defendido últimamente por países tan disimiles como Alemania, China o México) son muchos más que los que lo critican.

 

 

 

Marcelo Elizondo

Director General

“Desarrollo de Negocios Internacionales” (DNI)

 

 

Escribir un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook


*