Brasil. Circunstancias en las que se produce la asunción presidencial de Jair Bolsonaro Implicancias para Argentina

27/12/2018 por

 

  1. Introducción

La asunción de Jair Bolsonaro como presidente de Brasil ha generado cierta conmoción por las definiciones políticas, estratégicas y económicas que el candidato electo ha efectuado.

Brasil es un país de extraordinaria relevancia en la región (la mayor economía de Sudamérica, el país más poblado del subcontinente y el de más territorio de la región) y la asunción de un nuevo líder que promete cambiar algunas de sus políticas históricas y acercarlo a las grandes economías del mundo lo pone en nuevo foco.

 

Brasil es un país de relevancia mundial:

  • Población, personas: 209.288.278 (2017)
  • Área, km2: 8.358.140 (2017)
  • PIB per cápita, US$: 9.821 (2017)
  • PIB, mil millones US$: 2.055,5 (2017)
  • Índice de GINI: 51,3 (2015)
  • Ranking de Facilidad para Hacer Negocios: 125 (2017)

 

Brasil cuenta con 50% de la población sudamericana. Es un país urbanizado, en el que el 70% de la población brasileña vive en una franja de hasta cien kilómetros de la costa.

La superficie brasileña es de casi 8,5 millones de kilómetros cuadrados (47% del área de Latinoamérica), es el mayor país (por territorio) de Latinoamérica y es el quinto país en tamaño del mundo.

Brasil es la novena mayor economía del mundo y representa 50% de la economía de América del Sur.

 

  1. Brasil y su economía

La gran relevancia de Brasil como actor económico en el planeta se exhibe en la siguiente información:

 

Rankings de Brasil.

  1. El quinto mercado de teléfonos móviles celulares y de ordenadores domésticos del mundo
  2. El primer exportador mundial de carne bovina y de pollo y el cuarto exportador de porcinos
  3. El segundo exportador mundial del complejo soja (grano, salvado y aceite)
  4. El primer exportador mundial de azúcar y jugo de naranja
  5. El quinto mercado y el sexto productor mundial de coches
  6. El mayor exportador de etanol y el segundo productor del mundo
  7. El segundo productor mundial de hierro y el tercer productor de bauxita
  8. Líder mundial de la producción de celulosa de eucalipto
  9. El octavo mayor mercado consumidor del mundo
  10. El tercer mercado consumidor de cosméticos del mundo
  11. El primer productor mundial de jets regionales y el cuarto productor mundial de aeronaves comerciales
  12. El mayor productor mundial de café y naranja
  13. Brasil es uno de los mayores productores mundiales de biocombustibles
  14. Brasil recibe más de 5 millones de turistas extranjeros anuales

Mientras, en materia económica, debe decirse que tras casi una década de fuerte crecimiento (2002-2013), Brasil sufrió la peor recesión de su historia en 2015 (-3,8% del PIB) y 2015 (-3,6%). Esta crisis económica se debió especialmente a la caída de los precios de las materias primas y una caída del consumo y la inversión.

En 2017, la economía se recuperó y el PIB se alzó de 0,7%. La economía ha sido impulsada ahora por ajustes presupuestarios y condiciones económicas favorables.

En 2018, la economía brasileña está tendiendo a confirmar este repunte, con un crecimiento estimado en 1,5%.

 

  1. Las relaciones económicas internacionales

Brasil tiene acuerdos comerciales internacionales y regímenes arancelarios varios:

  • Miembro de la Organización Mundial del Comercio
  • Adherido al Protocolo de Kyoto
  • Adherido al Convenio de Washington sobre el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestres
  • Adherido al Convenio de Basilea relativo al control de los movimientos transfronterizos de desechos peligrosos y su eliminación
  • Adherido al Protocolo de Montreal relativo a las sustancias que agotan la capa de ozono
  • Adherido al Convenio internacional del Café de 2001
  • Miembro de MERCOSUR
  • Miembro de Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI)
  • Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA)
  • En materia de exportaciones, debe decirse que Brasil es la 26º mayor economía de exportación en el mundo.

 

 

En materia de comercio internacional, algunos datos relevantes son:

 

  1. Brasil está entre los 30 principales importadores y exportadores del mundo, constituyendo casi el 1% del total de las importaciones mundiales; (explica 1,2% de las exportaciones mundiales): pero considerando que es una de las 10 mayores economías del mundo su participación en el comercio internacional podría ser mayor. El 74% de los productos exportados son manufacturas o semimanufacturas
  2. El comercio exteriortotal (exportaciones e importaciones) brasileño fue de 370.000 millones de dólares el año pasado, con relevante crecimiento (las exportaciones crecieron 19% el año pasado y están creciendo 18% este año) sobre el mismo periodo del año anterior.
  3. China es un socio comercial relevante de Brasil: es el mayor destino de las exportaciones brasileñas(por delante de los Estados Unidos), pasando a ser el destino del 15,3% del total exportado por Brasil (aumento del 46,6% respecto a 2009). Desde 2000, el total de comercio exterior entre China y Brasil se ha multiplicado por 10, básicamente en las áreas de producción agrícola y las materias primas. Según las estadísticas de la Administración General de Aduanas de la República Popular China, el valor total de las exportaciones y las importaciones entre Brasil y la República Popular China aumentó a 42.400 millones de dólares.
  4. El segundo socio comercial de Brasil son los Estados Unidos, con un 9,6%. Y el tercero es la Argentina, destino del 9,2% del total exportado por Brasil ese año, seguidos por los Países Bajos, Alemania, Japón, el Reino Unido y Chile.
  5. Por bloques o áreas geográficas, el mayor cliente de Brasil, con un 27,9% fue Asia(excluido Oriente Medio), seguido de la Unión Europea (UE), con un 21,4% del total de exportaciones. El MERCOSUR fue el destino de solo el 11,32% del total exportado por Brasil. El tercer lugar lo ocupan los países de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) con un 12,6% del total.
  6. En las importacionesbrasileñas, las compras de materias primas y de productos intermedios constituyen 45,4% de las importaciones totales y las compras de bienes de capital, 21,6%. Las importaciones de productos de consumo constituyen 17,3% y los combustibles y lubricantes, 15,6%.
  7. Los Estados Unidos continúan siendo el primer proveedor, totalizando el 15,0% del total importado por Brasil, seguido de China (14,1%) y Argentina (7,9%). Otros proveedores importantes de Brasil son Alemania, Japón y Nigeria o Corea del Sur.
  8. La inversión extranjera directa (IED) en Brasilestá decreciendo pero Brasil es uno d ellos 10 principales receptores de IED del mundo cada año.
  9. Brasil registró en 2017 un superávit comercial (más exportaciones que importaciones) de 67.000 millones de dólares, según informó el Ministerio de Industria, Comercio Exterior y Servicios del Gobierno.

 

Según el gobierno el resultado de la balanza fue del “mejor resultado” desde que se iniciaron estos registros en 1989, puesto que se batió el récord del año anterior, cuando el superávit fue de 47.680 millones de dólares.

 

  1. La inversión extranjera

2017 fue otro año en el que Brasil fue uno de los principales receptores de inversión extranjera en el mundo.

La inversión extranjera directa (IED) hacia Brasil experimentó un auge en el período desde 2009, pero se había ralentizado desde 2011. En realidad, eso acompañó lo que ocurrió en todo el mundo. Pero hoy es el gran receptor de la IED en la región.

Según las estimaciones recientes de la UNCTAD  ya los flujos de IED superaron los 70.000 millones de dólares en 2017, un aumento con respecto al año anterior (58.000 millones). En 2017, 9 de las 10 adquisiciones más importantes por empresas extranjeras en América Latina ocurrieron en Brasil.

Sin embargo, la inversión en Brasil actualmente implica ciertos riesgos debido a factores negativos como una fiscalidad engorrosa y compleja, una burocracia lenta y la legislación laboral (pesada y rígida).

Brasil aparece en el puesto 125 (de 190 países) en la clasificación Doing Business 2018 del Banco Mundial.

Los principales inversores en Brasil son Estados Unidos, España y los Países Bajos.

Los sectores que atraen mayor cantidad de inversión extranjera son las finanzas, la industria de bebestibles, el petróleo, el gas y las telecomunicaciones.

Brasil es el mayor receptor de IED de la región y supera con creces a sus vecinos en esta materia

El stock de inversión extranjera acumulado y hundido desde que empezó el actual siglo supera los 750.000 millones de dólares y es el mayor de la región.

Brasil explica la mayoría de las fusiones y adquisiciones en la región.

Pero a la vez es el país desde el cual salen más inversiones al exterior (por ser sede de la mayor cantidad de multinacionales latinoamericanas).

El país es actualmente el cuarto inversor entre los países emergentes y el primero de América Latina.

 

 

 

 

  1. El comercio exterior. Perspectivas. Impacto en Argentina del triunfo de Bolsonaro

 

El futuro gobierno de Jair Bolsonaro en Brasil podría producir en Argentina no pocos efectos económicos.

Son siete las grandes reformas económicas propuestas por el presidente electo que pueden modificar las condiciones del vínculo; aunque su implementación requerirá la superación de varios desafíos: lograr aprobaciones en el Congreso donde el oficialismo no será mayoritario, superar la reacción de algunos afectados, ejercer capacidad técnica por parte de un equipo económico sin experiencia en la función pública y obtener acuerdos internacionales en el Mercosur.

Un conjunto de cuatro reformas (contracción del déficit público, reducción de impuestos, restricción de cotizaciones sociales para achicar el costo laboral y flexibilización de regulaciones económicas) podrían, a mediano plazo, impulsar la inversión y mejorar la productividad. Ello tendría en principio buen impacto en Argentina dado que Brasil es el principal mercado para nuestras exportaciones, que llegarán este año a unos 11.000 millones de dólares (17% del total de nuestras ventas al exterior -el doble de lo que generan los que le siguen en relevancia: Estados Unidos y China-). Pero Brasil supo explicar 25% del total de exportaciones argentinas a inicios de este siglo (y hace 6 años generaba 21%, cuando compró 17.000 millones de dólares a Argentina), por lo que podría esperarse una recuperación de la intensidad de ese vínculo.

Otras dos reformas anunciadas se refieren al plano internacional: Bolsonaro y su futuro ministro Paulo Guedes esperan flexibilizar el Mercosur en busca de que sus miembros puedan celebrar autónomamente acuerdos comerciales o de inversión con terceros países y sin necesidad de hacerlo en bloque. Su propósito es acordar con grandes economías, lo que parece lógico dado que Brasil es la novena mayor economía mundial, es cada año uno de los 10 principales receptores de inversión extranjera directa (IED) del planeta, y es sede de 35 de las 100 principales multinacionales latinoamericanas (multilatinas).

Brasil recibió el año pasado más de 70.000 millones de dólares de IED (casi 7 veces lo que llegó a Argentina) y a la vez sus empresas emitieron más de 6.000 millones de dólares de inversiones al exterior (es el mayor emisor de Latinoamérica). Cuenta un stock de IED desde el inicio del siglo de 780.000 millones de dólares (diez veces lo que tiene Argentina) y aspira a una mayor interacción económica internacional. Esto puede impactar por doble vía en Argentina. En primer lugar, dado que el Mercosur supone libre comercio entre sus socios pero cuenta con un elevado arancel externo común, los exportadores argentinos a Brasil (unas 3000 empresas -muchas pymes industriales-) mantendrían su beneficio de ingreso sin pago de arancel a ese mercado, pero (si los objetivos se concretan) perderían la exclusividad de ingreso con esa preferencia arancelaria y se someterían a una competencia con empresas de terceros países que hoy deben pasar por el arancel externo. Ello exigiría mayor competitividad a las empresas argentinas.

El Mercosur perdería centralidad para Brasil, aunque debe decirse que el comercio intrabloque ya ha caído 30% desde su pico de 2011.

Pero teniendo Brasil una inserción comercial externa leve en relación con la dimensión de su economía (es apenas el 26to exportador mundial) estos cambios podrían facilitar mayores negocios brasileños con otros relevantes mercados, e incrementar -consecuentemente- la demanda hacia proveedores argentinos para que éstos ingresen en cadenas de valor binacionales (la OECD ha calculado que, en promedio, en el mundo las exportaciones llevan en sí 25% de partes importadas y las inversiones externas generan importaciones por el 32% de sus importes).

Una última reforma propuesta, consistente en una modificación del régimen previsional en un sistema de capitalización, completa un giro que -si lograra aplicarse eficazmente- podría generar una mejora en el marco de referencia de la actividad económica en Brasil.

No pocos observadores, no obstante, esperan con preocupación constatar qué tipo de calidad institucional y clima democrático se observará en Brasil, y este no es un capítulo menor en la implementación de reformas.

Así, las relaciones bilaterales podrían basarse en un Mercosur menos rígido y cerrado que además Argentina podría usar para lograr nuevas alianzas internacionales propias con autonomía; en un Brasil más internacionalizado; y en una asociación redefinida para sustentar relaciones económicas apoyadas en atributos competitivos más que en garantías políticas.

 

  1. Consideraciones sobre la relación bilateral

En relación con Argentina Brasil es un socio de gran relevancia.

Desde la existencia del Mercosur se convirtió en el principal socio argentino, y fue el mercado al que muchas empresas argentinas comenzaron a exportar en esa época. Desde ese tiempo es el mayor socio comercial argentino para grandes empresas y también para numerosas pymes. Y su dimensión como mercado de destino de las exportaciones de empresas argentinas es muy significativo: genera más del doble de dólares comerciales que los que aportan los segundos mercados para Argentina en el mundo (Estados Unidos y China).

Por ello actualmente, y como ocurre desde hace décadas, la relación comercial entre ambos países es central para Argentina.

Una vez más, en 2017, último periodo anual medido a la fecha, Brasil fue el principal destino de exportaciones para Argentina y las ventas a ese mercado llegaron a 9.316 millones de dólares, superando incluso las exportaciones de 2016.

Argentina exportó preeminentemente bienes industriales a Brasil en 2017 y en 2016.

Pero también Argentina mantiene un elevado déficit bilateral. Y las importaciones desde Brasil están compuesta en gran parte por insumos industriales. Brasil es el principal proveedor argentino en el mundo

El grafico siguiente exhibe los principales déficits bilaterales de Argentina en 2017, y muestra que el que surgió del comercio con Brasil fue el más alto en el mundo (Argentina tuvo en 2017 un déficit comercial total -con todo el mundo- de 8.471 millones de dólares y el bilateral con Brasil fue el mayor.

 

 

 

Principales déficits bilaterales comerciales argentinos en 2017 en millones de dólares

  • Brasil
-8555
  • China
-7987
  • Estados Unidos
-3153
  • Alemania
-2063
  • México
-1435
  • Francia
-1047

 

Las exportaciones a Brasil en el periodo enero noviembre de 2018 fueron de 10.184 millones de dólares (habían sido de 8.570 millones de dólares en el mismo periodo de 2017) y las importaciones argentinas desde Brasil en esos once meses de 2018 llegaron a 14.932 millones de dólares (habían sido de 16.440 en el mismo periodo de 2017)

La actualidad muestra la significación del comercio bilateral. Pero debe decirse que la relación comercial bilateral entre Argentina y Brasil supo ser mucho más fructífera.

Como muestra el cuadro de más abajo, que exhibe la evolución de la relación bilateral, hubo años de resultados de comercio bilateral mucho mayor medido en dólares corrientes.

Así, y como se ve en ese cuadro siguiente, Argentina tuvo relevantes exportaciones a Brasil, muy superiores a las actuales, en 2011 y 2013. Y las importaciones desde Brasil fueron en 2017 mayores que en los últimos años (las mayores desde 2013).

Por lo que la participación de Brasil en exportaciones e importaciones es hoy menor que hace unos años.

Para explicar el hecho de que, como se expresó más arriba, antes de 2017 hubo años de exportaciones muy superiores y de comercio en general de mucho mayor dimensión, debe considerarse que mayores precios justificaban parte de ese mayor monto, pero también mayores volúmenes lo hacían.

Dicho de otro modo: el año 2013 fue el del récord con más de 17.000 millones de dólares de ventas a Brasil (este año 2018, las exportaciones rondarán los 10.750 millones).

Y Brasil llegó a representar 21% de las exportaciones argentinas (hoy solo están cerca del 16%).

 

 

Período Exportaciones totales argentinas (en millones de dólares) Exportaciones a Brasil Participación porcentual de Brasil en las exportaciones argentinas Importaciones totales argentinas (en millones de dólares) Importaciones desde Brasil participación de Brasil en las importaciones argentinas
año 1980 8.021 765 9,53 10.541 1.072 10,16
año 1985 8.396 496 5,58 3.814 612 16,04
año 1990 12.354 1.423 11,51 4.079 718 17,61
año 1995 21.162 5.484 25,91 20.122 4.174 20,74
año 2000 26.409 6.991 26,47 25.243 6.478 25,66
año 2005 40.352 6.333 15,69 28.689 10.293 35,87
año 2010 68.134 14.420 21,16 56.501 17.658 31,25
año 2011 83.950 17.344 20,65 73.936 21.798 29,48
año 2012 80.927 16.494 20,38 68.507 17.907 26,13
año 2013 81.660 17.440 21,35 73.655 19.161 26,01
año 2014 68.336 13.881 20,31 65.229 14.293 21,9
año 2015 56.752 10.082 17,76 59.787 13.099 21,9
año 2016 57.737 9.034 15,64 55.609 13.674 25
año 2017 58.427 9.316 15,94 66.899 17.988 26,88

 

Como se ve, el comercio entre Argentina y Brasil fue mucho mayor en 2011, 2012 y 2013 que hoy, y fue algo mayor en 2014 también. La intensidad en el vínculo bilateral podrá recuperarse si ambas economías mejoran su performance.

Lo importante ahora, ante la elección presidencial que permitirá a Brasil conformar un nuevo gobierno y una nueva política económica, es que Brasil puede salir de un escenario de debilidad económica que mantiene desde hace muchos meses.

Una recuperación de la economía de Brasil (que ha venido padeciendo en los últimos tres años malos resultados económicos, por diversos motivos, uno de los cuales es la crisis política, aunque hay otros como la incidencia de los casos de corrupción en la economía, los procesos de ajustes internos y dificultades macroeconómicas locales) sería muy incidente en la economía argentina en general y en el comercio exterior de nuestro país en particular.

Si se calcula que las exportaciones a Brasil podrían elevarse en 2018 a unos 11.100 millones de dólares puede estimarse que llegara a representar en 2018 el 18% del total exportado por Argentina, llegando a mejorar los niveles alcanzados en los tres años anteriores peor aun lejos de los que representaban antes de 2015. Las importaciones desde Brasil, por su parte, alcanzarían en 2018 los 16.000 millones y representarían casi 24% del total importado por Argentina

Puede al respecto señalarse a los siguientes 4 grandes sectores como los que más impacto recibirían de los cambios que se generaran en la economía o la política exterior de Brasil con el nuevo gobierno:

 

 

 

1-Sector automotriz

 

  • Material de transporte terrestre –automotores y sus partes-

Es el sector de mayores exportaciones a Brasil.

Se trata de exportaciones de plantas de las terminales internacionales que operan en ambos países y se exportan intrafirma.

Existe un acuerdo binacional por el que se mantienen compensadas las exportaciones de ambos países entre sí, pero en este momento (por la crisis en Brasil) existe un alto déficit de Argentina en favor de Brasil.

La Argentina tiene alta dependencia de Brasil en exportaciones de esta industria.

Brasil representa en los últimos años mas del 65% del total de ventas de esta industria al mundo. Antes de la crisis en Brasil ese porcentaje superaba el 75%.

Así, dos de cada tres autos que exporta Argentina hoy van a Brasil.

Se han firmado recientemente acuerdos con Colombia y existe uno en vigencia, aunque reformado (reducido) hace tres años con México en busca de nuevos mercados, pero las posibilidades de ganar otros mercados mayores no son claras en el corto plazo por problemas de competitividad por costos.

La recuperación de Brasil por ende significa un incremento relevante de la demanda de automotores y partes argentinos.

 

 

2-Exportaciones industriales tradicionales

 

  • Productos químicos son insumos relevantes para a industria.

Es un sector de alta exposición en nuestro principal socio por los montos logrados en Brasil, aunque también exporta a otros mercados, especialmente latinoamericanos.  Exporta a Brasil alrededor de 15% del total.

Su exposición a Brasil está dada en el relevante monto exportado

 

  • Productos de la industria plástica. En esta actividad las exportaciones a Brasil representan en los últimos ejercicios alrededor de 55% del total vendido al mundo.

 

La reciente crisis de la industria brasileña, que adquiere los plásticos argentinos como insumos industriales, afectó seriamente a esta industria. Es una industria con alta participación de pymes. La recuperación brasileña debe mejorar las ventas argentinas y será de enorme significación para esta industria.

 

  • Máquinas y aparatos eléctricos y mecánicos.

Exportan a Brasil más de un tercio del total.

Los demás mercados a los que esta industria argentina exporta son latinoamericanos, que a la vez también tienen exposición en Brasil, por lo que la crisis en Brasil afectó sus exportaciones y una inminente recuperación en Brasil será de alto impacto positivo en el sector.

 

  • Metales comunes y sus manufacturas –

Exportan a Brasil el 20% del total vendido a todo el mundo (1.257 millones de dólares), y tienen mayor diversificación (también en marcados latinoamericanos).

Hay empresas medianas en esta industria y su dependencia de Brasil es menor que en otras industrias en cuanto al porcentaje del total.

Pero Brasil más que duplica cualquiera de los demás mercados que tiene esta actividad argentina en el mundo

 

 

 

3-Productos agroindustriales y de economías regionales

 

  • Hortalizas y legumbres sin elaborar-

Altamente dependientes de Brasil, al que le venden casi a mitad de sus exportaciones totales. La crisis en Brasil afectó seriamente a esta actividad, que además es parte de las economías regionales argentinas.

Una recuperación de la economía del principal socio del Mercosur las beneficiará significativamente.

 

  • También los preparados de hortalizas legumbres y frutas.

Exportan a Brasil 20% del total de sus ventas externas.

Es un sector que también exporta a Europa o a Asia, pero Brasil tiene alta incidencia en sus exportaciones.

 

  • Lácteos.

Exportan a Brasil más de un tercio del total vendido al mundo.

Sus problemas de competitividad han hecho que Brasil sea un mercado de alta relevancia para las pymes de esta industria.

 

  • Productos de molinería

Exporta a Brasil más de la mitad del total vendido al mundo.

Es una industria que no ha logrado la escala (ni el encadenamiento) ni la sofisticación para aprovechar que se basa en la producción primara de alta calidad argentina y no ha podido acceder a diversifica mercados.

Estuvo altamente influida por la crisis de Brasil y se beneficiaría fuertemente (más ala de la necesidad de resolver problemas domésticos) por la recuperación del mercado brasileño.

 

4-Exportación agropecuaria

 

  • Cereales –básicamente trigo-.

Como toda producción primaria argentina es altamente competitiva. Exportan a Brasil casi 20% del total.

La relevancia que tiene este sector en las ventas a Brasil está en el monto absoluto. Es uno de los de mayor exportación a Brasil, pese a que también exporta relevantemente a otros mercados.

Brasil es altamente deficitario en trigo.

La crisis en Brasil afectó a producción, pero de todas las exportaciones a Brasil es la que más capacidad de acceder a mercados alternativos tiene. Sin embargo, una recuperación brasileña impulsaría más compras en Argentina.

 

 

  1. El Mercosur como principal instrumento en la política de ambos países

Como mas arriba se expuso, Bolsonaro y su Ministro económico Paulo Guedes han anticipado que tiene una postura favorable a la obtención de cierta flexibilización del Mercosur.

Se entiende que el propósito es lograr que el rígido arancel externo común, que es de los más altos del mundo hoy, no solo sea reducido sino que además pueda ser reemplazado por regulaciones que permitan a cada miembro del bloque lograr acuerdos comerciales o económicos internacionales bilaterales que no involucren necesariamente al bloque, lo que hoy no es permitido por el propio Mercosur (que exige que los acuerdos sean del bloque en su conjunto).

El Mercosur es la quinta economía mundial, si se considera el PIB nominal de alrededor de 3 billones de dólares producido por todo el bloque. Posee las tres urbes más ricas, extensas y pobladas de Sudamérica: São Paulo, Buenos Aires y Río de Janeiro; y posee también la selva tropical más grande del planeta: la selva amazónica. Ademas controla las mayores reservas energéticas, minerales, hídricas y petroleras del planeta. Con una superficie total de 12,8 millones de kilómetros cuadrados y una población total de 275,7 millones de personas es un bloque de relevancia para Argentina y para sus 4 miembros actuales.

Pero su rigidez ha hecho que se transforme en un bloque de casa relación económica a fuera de si mismo.

Los acuerdos comerciales regionales siguen siendo muy relevantes en el mundo. Según la OMC hay hoy 289 ACR en vigor, a los que han correspondido 459 notificaciones de los Miembros de la OMC, contando las mercancías, los servicios y las adhesiones por separado. Argentina tiene en el Mercosur el único acuerdo regional al que pertenece.

Las exportaciones del Mercosur han venido descendiendo desde los altos niveles alcanzados en 2011 (en la última medición anual, la de 2017, las exportaciones del bloque fueron inferiores a las de 2014, 2013, 2012, 2011, 2010 y 2008).

En el mundo, al revés, el comercio se incrementa entre socios.

El bloque responde a una matriz (unión aduanera) rígida que aparece como inadecuada ante las nuevas exigencias de flexibilidad de un mundo que esta privilegiando relaciones bilaterales autónomas.

Por empezar debe decirse que el arancel externo común del Mercosur hace que sus dos principales miembros estén entre los países de mayor arancel en la región (lo que implica complicaciones para la inserción en las cadenas regionales de valor, que suponen comercio receptivo y emisivo). Según el Banco Mundial el arancel promedio en Venezuela es 10%, y luego en Brasil es 8%, en Argentina 7,5%, en Colombia 7%, en Ecuador 6,8%, en Chile 5,7%, en Uruguay 5,7%, en Bolivia 4,8%, Paraguay 4,2%, mientras en México (ya fuera de Sudamérica pero útil como referencia) es 4,3%.

La carga arancelaria en el mundo he venido descendiendo en los últimos años (aun con el alza producida por la guerra comercial entre China y EEUU está hoy en alrededor de 4% en el planeta en general).

En el mundo, del total de comercio internacional anual, casi 50% ocurre entre países que están aliados por acuerdos regionales. Lo muestra el cuadro siguiente. Para Argentina el Mercosur representa poco más del 22% para nuestras exportaciones (28% para las importaciones), lo que exhibe la escasez del bloque para la inserción externa.

Claramente los demás países de la región son mas abiertos porque han elegidos modelos mas flexibles: los países con mayor grado de apertura en Latinoamérica son Paraguay, México, Chile, Perú y Ecuador (su comercio internacional equivale al 85%, 78%, 56%, 47% y 42% del PBI respectivamente) todos con altas exportaciones e importaciones. Brasil y Argentina tienen índices que rondan el 35% en 2018.

Además el bloque no ha generado acuerdos con terceros, lo que dificulta su inserción externa.

El Mercosur, ahora, exigirá reformas. Impulsadas por el gobierno de Bolsonaro pero que antes fueron solicitadas por Uruguay también.

Mas flexibilidad que permita a los miembros autonomía para lograr acuerdos bilaterales dadas las diferencias entre ellos y por ende las distintas complementariedades que tiene cada uno de los miembros en el mundo.

Es altamente probable que con el inicio de la nueva etapa política en Brasil que comienza el 1 de enero con la nueva administración esté comenzando el momento de la reformulación del Mercosur.

 

 

 

 

 

Marcelo Elizondo

Presidente del capítulo Argentino de ISPI (International Society for Performance Improvement).

Investigador y Profesor del Instituto tecnológico de Buenos Aires (ITBA)

Miembro Consultor del CARI

Director de la consultora DNI

Escritos Relacionados

Tags

Compartirlo

Escribir un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook

*

Translate »