Exportaciones: 9 meses en un lustro 2005-2010

05/06/2011 por

DNI – Desarrollo de Negocios Internacionales

 Un lustro de exportaciones agropecuarias…

Mas de lo Mismo (mas cantidades de los mismos productos)

 

1-      Introducción

Terminando la primer década del nuevo siglo, es tiempo de hacer análisis. Pero habiendo sido tan complejo el primer lustro de esta primer década, con devaluación, caída del gobierno democrático, recesión, cambios de contratos entre privados por decisiones gubernamentales, limitaciones al comercio, Presidentes de la Republica transitorios, asunción de un gobierno sin la segunda vuelta requerida, etc, parece más pertinente hacer un análisis del segundo lustro de esta primer década. El ciclo 2005-2010.

En un lustro, las exportaciones argentinas han crecido. De algo mas de 40.000 millones en 2005 a unos pronosticables 66.000 millones en este 2010. Fueron 55.000 millones en 2009. Habian sido 70.000 en 2008

Ha habido un crecimiento cuantitativo significativo. Sin embargo, debe destacarse que fue 2008 el año de mayor cantidad de negocios internacionales, que en 2009 se produjo una caída importantísima y que en 2010 no estamos llegando a aquellos niveles, por lo que este año estaremos algunos puntos por debajo del récord de 2008.

Pero más allá del crecimiento cuantitativo, se plantea la cuestión de siempre en nuestro país: evaluar si estamos incrementando el valor, si se producen cambios cualitativos, si se genera más desarrollo y maduración en los productos. Algo que se refriere mas a las condiciones intra frontera, de condiciones de innovación, calificación de la oferta, producción; que a la actividad extra frontera de comercio y posicionamiento.

2-      La evolución de exportaciones agropecuarias

Que exportamos hoy en estas disciplinas (agronegocios)? Por citar solo algunos principales productos, pueden mencionarse entre los Primarios a porotos de soja, maíz, limones, maníes, miel, cebada, trigo, semillas de girasol o frutas. Entre los Manufacturados de origen agropecuario a biodiesel, cueros y pieles, pescados procesados, lácteos, carne procesada, harina y pellets, aceites vegetales comestibles o jugos concentrados de frutas.

Las exportaciones de origen agropecuario explicaron el 55% del total el año pasado. En 2005 eran un porcentaje parecido, el 54%.

En general, y en lo agropecuario en particular, la evidencia marca que no han variado en lo cualitativo de manera sustancial las ventas externas, amén del mayor número. En 2005, midiendo los tres primeros trimestres -para comparar de manera homogénea los datos con el estado de avance de 2010 a la fecha- las exportaciones fueron explicadas por los productos primarios (PP) en un 22%, (6.527 millones de dólares) y por las manufacturas de origen agropecuario, productos con mayor manufacturación y procesamiento que los primarios (las MOA), en un 32%, (9.606 millones de dólares).

En 2010, para los primeros nueves meses (los tres trimestres ya medidos), los productos primarios explican el 26% del total (12.600 millones) y las MOA el 32% (16.500 millones).

Esto implica que en un lustro, los PP crecieron casi un 100%, pero las MOA, productos con mayor valor agregado, algo menos del 80%. Mas aún, midiendo en números absolutos, los PP crecieron algo más que 6.000 millones de dólares mientras las MOA crecieron menos de 7.000 millones. Esto es, el crecimiento de los manufacturados no tiene la fuerza que debería para despegarse de los primarios -han crecido en números absolutos en montos no muy diferentes- y consolidar a la Argentina como exportador de procesados de origen agropecuario.

Entre las MOA, en 2005, considerando los principales rubros exportados -aquellos que superaban los 1.000 millones en ese periodo- los denominados residuos de la producción alimentaria explicaban 3.200 millones de dólares, las grasas y aceites 2.400 millones de la moneda norteamericana, y las carnes y sus preparados unos 1.000 millones de esa unidad. En 2010, los principales productos manufacturados son los mismos, con 6.400 millones, 3.800 millones y 1.400 millones respectivamente. El rubro que los seguía en 2005 eran las pieles y los cueros manufacturados, con 629 millones y en 2010, también sigue a los tres principales ese rubro, con 781 millones. Quedan debajo los lácteos, los productos de molinería o las bebidas alcohólicas, productos de relativo mayor valor, que han crecido pero no lograron modificar la estructura del “podio”.

Para entender el resto de la canasta argentina, debe decirse que los manufacturados de origen industrial (las MOI) eran el 29% en 2005, y el combustible y la energía explicaban el 17% en ese año y ahora estos rubros que completan la oferta de nuestro país reflejan el 34% y el 9% respectivamente.

Resulta una paradoja, que en el “granero del mundo” y en el período de mayor demanda de alimentos de la historia moderna, un rubro que ganó buena participación en la oferta total en un lustro -adquirió mas relevancia que las MOA- es el de los productos industriales (del 29% en 2005 al 32% en 2010, midiendo los tres primeros trimestres).

 

3-      Algunas explicaciones, causas y efectos de este fenómeno

Ciertos acontecimientos vinculados con lo antes expuesto, y que explican este proceso, son las siguientes:

1- En 2008, último año antes de la crisis, la participación argentina en el comercio mundial fue del 0,44%, mientras en 1978 era del 0,49% (por lo que no hemos crecido en 30 años) y en 1958 era del 0.90%, en 1953 del 1,34% y en 1950 del 2,81%.

Pero en los productos agropecuarios, Argentina representa hoy el 2,80% del negocio mundial.

En general, las exportaciones argentinas han crecido menos que las de sus vecinos midiendo períodos anuales entre 2000 y 2009. Algo lógico si se descubre que el sector más dinámico, competitivo y relacionado internacionalmente no logró mayor fuerza en la canasta de exportaciones.

EXPORTACIONES

$: Millones de Dólares Estadounidenses.

MCCA (Mercado Común Centro Americano): Costa Rica, El Salvador,

2- La Argentina sigue teniendo en la lista de sus primeros cinco productos exportados a bienes de origen agropecuario, por lo que si ellos no crecen mas, el conjunto crece poco.

Principales 5 productos exportados en países latinoamericanos, considerando 2008, a efectos de evitar considerar 2009, año de la crisis internacional que modificó excepcionalmente ciertas cifras:

AÑO 2008

 

Lo expuesto muestra también que comparados con países comparables, como Brasil, Chile y México, la Argentina tiene menor participación de valor agregado en la lista de sus cinco principales productos exportados.

Especialmente surge lo antedicho de observar que en productos como el aceite de soja, la Argentina exporta a granel y sin fraccionamiento, y en este rubro existe la mayor potencial de agregación de valor si se avanzara en la descomoditización de esa MOA.

3-  La inversión extranjera directa en Argentina sigue baja y no despega: en el período 2006-2009 fue, según la CEPAL, de unos 26.000 millones de dólares en Argentina. Esto es lógico si el sector de mayor productividad y competitividad, como los agroalimentos, está postergado por las políticas publicas.

En el mismo período 2006-2009, Colombia recibió mas de 33.000 millones, Chile, casi 48.000 millones de dólares, México mas de 80.000 millones de dólares y Brasil, casi 124.00 millones.

Pero debe entenderse que hay nuevos emisores de inversión a los que deberísamos seducir por medio de una mejor reputación, entre los que se encuentran, además de los desarrollados (EEUU, UE, Canadá, etc), Brasil (emitió inversión extranjera por 162 billones en 2008), Malasia (emitió inversiones por 67 billones en 2008), India (emitió inversiones por 61 billones en 2008), México (emitió 45 billones en 2008), China, Chile, algunos países árabes, etc.

4- El crecimiento del lustro pasado estuvo concentrado en unos pocos grandes exportadores de bienes agroalimentarios, que pudieron sortear las políticas adversas, y muchos pequeños industriales, que han crecido pero no logran aun un desarrollo que les permita mayor competitividad. Un aspecto pocas veces advertido del desarrollo de las exportaciones argentinas de los últimos años, es que existe en el lote de vendedores al mundo una marcada diferencia entre unos pocos grandes actores y muchísimos de dimensiones menores.

Si observamos el mapa del último año de todos los exportadores de todos los rubros en nuestro país, encontramos el siguiente escenario:

  •  Las empresas que exportaron mas de 1.000 millones de dólares fueron solo 14 (exportaron, ellas, mas de 30.000 millones de la moneda norteamericana y eso es más del 40% del total exportado).
  • De las 5 principales exportadoras del último lustro, 3 son agroalimentarias -es el rubro que tiene más actores competitivos internacionalmente- y de las primeras 12, son 6. Están en este grupo Cargill, Bunge, Dreyfus, Aceitera General Deheza, Molinos y Vicentin
  • Las que exportaron ente 100 y 1.000 millones de dólares son solo unas 60, y venden por unos 20.000 millones de dólares, lo que representa casi el 30% del total. Solo 14 de ellas exportan más de 500 millones.
  • Treinta empresas argentinas explican el 60% de lo exportado el año anterior, mientras solo 125 exportan más de 50 millones, y 74 exportan más de 100 millones. Veintiocho exportan más de 500 millones.
  • Llegan a vender en el mundo entre 10 y 1.000 millones, unas 510 empresas.
  • Por más de 1.000 dólares, exportan unas 14.500 empresas.
  • El 90% de lo que exporta la Argentina está en manos de unas 510 empresas, del total de más de 14.300 que venden al mundo.

5- La cantidad de empresas exportadoras creció después de la caída de la convertibilidad en Argentina. Pero ese crecimiento de cantidad de actores se desvanece pasado 2005. Esto puede ser explicado por diversas razones. Una de ellas es que la ventaja cambiaria no dura para siempre. Peor otra es que precisamente en la medida en que avanzó esta década aparecieron cada vez mas trabas para las exportaciones de agroalimentos, que son aquellos en los que mas cantidad de nuevos actores debería haber aparecido.

  • Entre 1995 y 2001 el numero de exportadores de bienes en Argentina prácticamente no había variado (poco mas de 11.300), aunque se elevó a unas 12.280 en 1998 y volvió a 11.300 (igual número que en 1995) en 2001.
  • Luego de la salida de la convertibilidad, a fines de 2001, cuando -como se expresó- había en Argentina unas 11.300 empresas inscriptas como exportadoras, se inició un camino ascendente. En 2002, el número se elevó a 12.900; en 2003 a 13.706; en 2004 a 14.068, y desde allí se ha mantenido un número apenas creciente, llegándose a las 14.300 actuales. Esta cifra no significa que desde 2005 hasta 2010 las empresas son las mismas, porque han habido apariciones y deserciones en este listado.

4- Por que no crecieron mas las exportaciones agroalimentarias?

Existen diez principales razones que permiten explicar que actualmente no sea mayor el incremento de la oferta exportable agroalimentaria, y que los agroalimentos que exportamos no tengan mayor valor agregado.

Fronteras adentro, se observa escasa inversión, solo de alrededor del 20% del PBI y mínima en relación a ampliaciones de la capacidad de oferta; inseguro abastecimiento de energía (la producción de gas natural cayó en marzo 6,1% y en el primer trimestre un 4,1% comparados con el año anterior, mientas la producción de petróleo fue un 1,6% inferior, según el Instituto Argentino de Energía, que asegura que el abastecimiento está en una muy precaria situación); malas expectativas de las empresas (la desconfianza posterga decisiones estructurales, y especialmente las trabas que se han puesto a la producción y comercialización de productos agropecuarios han afectado este negocio); alta presión tributaria, de más del 35% del PBI, con altos impuestos “preproductivos”, además de las retenciones; escasez de crédito (es bajísimo el stock de financiamiento bancario, de menos del 13% del PBI -el mas bajo de la región, donde en Brasil es del 31% y en Chile del 43%-, pero además el crédito está, en un 52% en manos de personas y solo un 48% en empresas (en Chile las empresas se llevan el 64%), y se sufre por un débil mercado de capitales, dado que el financiamiento de las empresas a través de acciones es solo del 12% del PBI (mientras en Brasil es del 83%) y el financiamiento a través de bonos llega al 13% (en Chile es del 60%); dificultades en la infraestructura, porque tenemos, en relación a la extensión territorial, la mitad de los caminos que Brasil y casi la cuarta parte de España (la longitud de caminos actual es de 230.000 km -solo 82,91 Km. de caminos por cada 1000 kilómetros cuadrados-, o sea la misma red vial que hace diez años transportaba la mitad de lo que ahora producimos y en la que hoy circulan unos 6.000.000 automóviles y 1.500.000 vehículos de carga) mientras el transporte ferroviario tiene una incidencia menor y los aeropuertos son escasos (en 287 ciudades del país, hay apenas 36 aeropuertos operando comercialmente); y un tipo de cambio menos competitivo que el de 2002/2008, que contra el dólar, está en alrededor de 1.20 en relación al nivel de la convertibilidad.

En frontera, los trámites y la baja eficiencia en las ventanillas son un gran disuasivo, sumada entre la entrega de certificados, las restricciones con cupos a las exportaciones  y, según el Gobal Enabling Trade, la “falta de transparencia en frontera”.

Y, fronteras afuera, las retaliaciones o las circunstancias que llevan a competir en desigualdad de condiciones en mercados con conflictos pendientes (empresas con litigios ante tribunales extranjeros o ante el CIADI, o deudas impagas con estados de estos países, o mercados en los que la baja reputación dificulta tareas de marketing y posicionamiento) sumadas a efectos del estado de las relaciones internacionales, donde aparecen “ruidos políticos” que disuaden a las empresas radicadas en esos mercados a avanzar en consolidación de relaciones con empresas argentinas, con ejemplos como la no regularización de la duda con el Club de Paris o la pervivencia de discusiones pendientes (el caso Shell o las afectaciones a los contratos con las empresas españolas y francesas).

5-      Que puede hacerse en la promoción comercial externa?

Una manera de crecer en los agroalimentos en la promoción internacional es promover mayores asociaciones estratégicas de empresas argentinas con empresas en el mundo. Suele mirarse el comercio como sucesión de compras y ventas, pero para lograr mayor calidad de vínculos, debe pensarse en mayores relaciones estables y contractuales. “Mas contratos, en lugar de mas operaciones”. Y ello permitirá exportaciones que crecen por valor aunque no crezcan en la misma medida por peso.

La principal tarea a llevar adelante por una moderna labor de promoción de negocios y posicionamiento de Argentina como plataforma del comercio, es promover la inserción de empresas argentinas en grandes firmas o cadenas comerciales. No ya pensar en promover el país en otro país, sino promover nuestras empresas ante otras cadenas y redes de empresas.

El modo de lograr más productos terminados, más elaborados y fraccionados, es insertarlos en esas cadenas de firmas

Veamos algunos casos;

5 grandes oportunidades” no convencionales” para empresas agroalimentarias argentinas

1-  Los alimentos elaborados, que hoy representan unos 10.000 millones de dólares para nuestro país, deberían ser promovidos para el mayor y mejor acceso a empresas como  Wal-Mart (firma norteamericana), la primera empresa mundial en distribución, la segunda mundial en facturación, que factura en 2010, 405.000.000.000 dólares en el mundo y tiene 10.000 proveedores en el mundo.

También hay casos como TESCO (empresa británica), la cuarta empresa en distribución en el mundo, que facturó en 2008, 96.200.000.000 millones de dólares que debería ser considerado como objetivo.

2- Las empresas argentinas que producen sobre cueros o pieles -bienes emblemáticos argentinos y reconocidos en el mundo- , pueden agregar calidad a las MOA sobre las que trabajan, ya que tienen capacidad de diseño pero no tienen marca reconocida, y cuentan con recursos humanos de calidad para la creación pero poca arquitectura de vínculos, Ellas deberían proveer a firmas como con Zara (empresa española de la firma Iditex), que factura 14.000 millones dólares por año (datos de 2009), tiene 4.700 tiendas en el mundo y en particular ha pasado a ser la primer vendedora en el mundo de indumentaria por Internet, y prevé facturar 2.500 millones de dólares este año por esa vía.

Y también sería propicio tener como objetivo similar empresas como GAP, que es la segunda empresa en venta de indumentaria por Internet en el mundo, y que facturó en 2009, 1.120 millones de dólares

3- Los elaboradores de alimentos tradicionales como carnes elaboradas o papas procesadas (industrias que exportan por poco mas de 1.000 millones de dólares en la actualidad), pueden acceder a nivel supra regional, por ejemplo, a Mc Donalds, que cuenta con 32.000 locales en todo el mundo, tiene 58.000.000 clientes (2.000.000 mas que hace dos años) y opera en 118 países. Y pueden también pensar en Burger King, que  cuenta con 12.174 locales en todo el mundo, en 76 países.

4- El campo argentino es objeto de recurrentes de imágenes, fotos, videos. Y una industria argentina con cualidades es la vinculada con las producciones audiovisuales, televisivas, publicitarias o cinematográficas. El mercado cinematográfico global, representa 32.000 millones de dólares por año. La taquilla en EEUU, que representaba el 42% en 2000 hoy solo representa el 32% y el resto del mundo crece en importancia (Japón en el segundo mejor mercado y en nuestra región lo es Brasil, pero aún solo representa el 2%) y Argentina tiene talento y tecnología y puede insertarse como proveedor de envergadura internacional.

5- Empresas alimenticias que producen bienes terminados deben ser insertadas en los servicios de una gran industria proveedora de alimentos y bebidas: el sistema gastronómico de aeropuertos y el catering de aviones. En el mundo, se calcula que en 2010 el mercado de pasajeros aerocomercial prevé un transporte de 13.500. millones de personas, mientras las ganancias globales fueron de 2.500 millones de dólares el año pasado. Es una industria de enrome valía para ser abastecidas por parte de compañías argentinas. La fusión United – Continental, por ejemplo, genera para las empresas protagonistas un volumen de negocios de 29.000 millones de dólares. La alianza vuela hoy a 59 países transportando 144.000.000 pasajeros.

Y en particular, y esto es de especial interés para empresas argentinas, el mercado ocupado por las aerolíneas latinoamericanas transporta 150.000.000 pasajeros por año y el 68% de los vuelos es un servicio para cantidades de entre 49 y 109 pasajeros. La reciente alianza entre Tam y LAN crea una empresa que atenderá 23 países, mientras entre nosotros Aerolíneas Argentinas recibió en 2009 un subsidio por 730 millones de dólares, lo que equivale a las ganancias de las aerolíneas de la región en su conjunto

 

6-      Otras maneras de internacionalizarse

En el rubro de mayor competitividad, los agronegocios, la Argentina debe promover la existencia de empresas de nuestro país que inviertan estableciéndose en mercados externos. Desembarcar con inversiones en otros mercados a través de la generación de multinacionales locales, lo que tiene luego un gran valor estratégico en captación de nuevas inversiones, ingreso de divisas y alianzas internacionales.

La única multinacional argentina que ha invertido mas de 10.000 millones de dólares en le exterior es Techint. En inversiones argentinas en el exterior, se observa solo al grupo Techint con inversiones de 17.000 millones de dólares, y luego empresas con menos de 500 millones (algunas alimenticias como Arcor,  Molinos, o Los Grobo,).

Los países de la región nos han sacado una gran distancia. En los países emergentes, de las principales 100 empresas multinacionales, 44 son chinas, 21 de la India, 11 de Brasil, 6 de México. Después de Asia, Latinoamérica es la región de mayor IED de estos nuevos actores. Y en 2007, la IED de Brasil en el exterior fue de 35.000 millones de dólares, la de México casi 24.000 millones. Brasil es el sexto emisor de inversiones del mundo y México el décimo.

Además, claro está, la promoción de llegada de grandes empresas a nuestro país es otra vía de mejora en la internacionalidad. Las empresas transnacionales son 64.000 en el mundo, generan 53.000.000 empleos y representan el 30% del comercio mundial. En 2008 (último año antes de la crisis) hicieron crecer sus inversiones en los mercados emergentes el 7,2% mientras descendieron sus inversiones en los desarrollados en un 25%.

Entre las razones de elección de un mercado para este grupo de empresas, según la encuesta de la UNCTAD en 2009, están: la importancia del mercado local (17%), el acceso a mercados internacionales (10%), los proveedores y socios (10%), el medio ambiente (9%), disponibilidad de mano de obra (8%), calidad de la infraestructura (6%) y la eficacia del gobierno (5%), por lo que debe pensarse en promover negocios con el mundo, y para ello ampliar el acceso a mercados para fomentar también inversiones externas en el país. Las regiones preferidas son en este rubro en primer lugar Asia, luego Latinoamérica y después Europa del Este.

En nuestro país operan alrededor de 1.800 filiales de empresas multinacionales, mientras además se observa que unos dos tercios de las 500 compañías mas grandes que hay en el país son internacionales operando entre nosotros, y esas operaciones en Argentina permiten algo más de 400.000 puestos de trabajo y facturan unos 120.000 millones de dólares al año en sus actividades en Argentina.

La inversión internacional vuelve a crecer en el mundo y hay oportunidades. Las fusiones y Adquisiciones son un ejemplo, en 1999, hubo 395 operaciones, por 19.538 millones de dólares, mientras en 2009, fueron 70 operaciones, por 3378 millones de dólares En el mundo, hubo 29.800 en 2009, por 1.8 billones de dólares.

Un aspecto a desarrollar en este sentido es la necesidad de mejorar la dotación de recursos humanos  en nuestra economía. En Argentina hay 7.375.000 empleos registrados y 4.424.000 “en negro”. Esto implica que están registrados 65% de los trabajadores y no lo están el 36%.. El 50% de la personas en edad de trabajar tiene insuficientes calificaciones, y de los jóvenes con estudios secundarios completos, en 2007, el 63% tenía un trabajo precario (diez años antes, esa proporción era del 42%). En total hay 11.615.000 empleos en la economía argentina. Pero debe tenerse en cuenta que en Argentina, 18% de la población en edad de trabajar tiene educación superior a la secundaria en 2010, mientras en 2000 ese porcentaje era del 14%, y el 20% de esa población tiene educación secundaria no universitaria, mientras en 2000 era el 29% esta proporción. Y, en nuestro país, solo el 30% de las empresas tiene plenas de retención de talentos. Según el reporte Hewitt, en Latinoamérica, en 2009, las organizaciones que no invirtieron en retención de talentos perdieron 30% de sus personas clave. Por ello, es preciso mejorar las políticas de formación de recursos humanos para fomentar la mejora en el acceso al capital productivo.

 

 “Desarrollo de Negocios Internacionales” (DNI)

 

 

 

Escritos Relacionados

Compartirlo

Escribir un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook


*