Comparaciones entre Argentina y Latinoamérica: Mayor dinamismo de las Impo sobre las Expo en 2011

03/10/2011 por

Comercio exterior en 8 meses.

Comparando Argentina con la región:

Sabor Agridulce en exportaciones, amargo en importaciones y salado en el saldo comercial

Resumen Ejecutivo

  • La crisis internacional presenta amenazas para el comercio exterior argentino. Ante esto, es bueno preguntarse cómo está la situación comparándola con los demás países de la región transcurridos 8 meses del 2011, para comprender efectivamente dónde estamos ante fenómenos de virtud o defecto endógeno
  • En materia de exportaciones, la dinámica en Argentina en la primera parte del corriente año es levemente inferior al promedio regional, no registrándose una alarmante diferencia. Pero es mas preocupante la diferencia con el promedio de la región si se evalúa la medición considerando solo unidades físicas: la CEPAL anuncia para la región una suba de 9% mientras que en nuestro país en 8 meses ese incremento es del 5%. Se trata de una suba de exportaciones medidas en unidades físicas o toneladas despachadas con un porcentaje de sólo el 55% del evaluado para la región (se prevé para Latinoamérica en 2011 un incremento de producción efectiva exportada medida en unidades físicas de un valor 80% mayor que para Argentina).
  • En cuanto a las importaciones, en los países latinoamericanos crecen un 23% en lo que va de 2011, mientras en el Mercosur, lo hacen en el 27%, en los países andinos, en el 29%, en el mercado común centroamericano el 24% y en Argentina se han elevado en los primeros 8 meses del año un 38%. Esto marca una notoria diferencia, propia de circunstancias endógenas y no regionales.
  • Y, comparando evoluciones se advierte una notable diferencia entre la performance de las importaciones y las exportaciones si se analizan solo las cantidades físicas excluyendo el factor precio. Mientras las exportaciones medidas en valor en lo que transcurre del año se han elevado un 25%, pero sólo un 5% en unidades (la elevación de las exportaciones en valor es 400% mayor que en cantidades efectivas), las importaciones suben un 38%, pero en unidades lo hacen un 24% (la elevación de las importaciones en valor es solo un 58% mayor que en unidades y cantidades).
  • Lo antes expuesto implica que el mayor crecimiento de las importaciones comparadas con las exportaciones en aún más marcado si se consideran las cantidades y no el efecto de los mayores precios. Así, las importaciones suben en 8 meses de 2011 en nuestro país en un porcentaje 52% mayor que las exportaciones, pero si consideramos los movimientos físicos -las toneladas comerciadas- despojándonos del efecto precio, las importaciones están elevándose en un porcentaje mucho mayor al de las exportaciones (un 380%)
  • Y en referencia al superávit comercial, en los países latinoamericanos fue de unos 70.000 millones en 2010 y se prevé con los datos de CEPAL que se incrementará a unos 80.000 millones de la moneda estadounidense en 2011.Esto implica observar que el superávit comercial subirá para la región a la que pertenecemos en 2011 un 14%, pero en Argentina, en los 8 meses transcurridos medidos por Indec, el saldo no sólo no sube sino que ha caído en un 23%.
  • Comercio exterior en 8 meses.

 

Comparando Argentina con la región:

Sabor Agridulce en exportaciones, amargo en importaciones y salado en el saldo comercial

La crisis internacional presenta amenazas para la Argentina: una posible baja de los precios internacionales, que han sido el principal motivo del incremento de las ventas externas en los últimos años; un ajuste cambiario en Brasil, el mercado que ha traccionado productos industriales argentinos muy por sobre el promedio del incremento de las exportaciones y también el mercado que en general es nuestro principal cliente (en 5 años las exportaciones totales a Brasil se elevaron en un 130% mientras las exportaciones generales argentinas lo hicieron en un 68%); o una modificación de flujos comerciales internacionales que podría afectar aun mas la balanza comercial enviando sobre nuestro mercado saldos exportables que tienen  dificultades en otros mercados.

Ante esto, es bueno preguntarse cómo está la situación del comercio exterior argentino, comparándola con los demás países de la región transcurridos 8 meses del 2011, para comprender efectivamente dónde estamos ante fenómenos de virtud o defecto endógeno -que pueden posicionarnos mejor o peor ante el previsible complicado escenario internacional- y dónde estamos ante un escenario regional que produce efectos en diversos mercados a la vez, lo que importa considerar causas exógenas de bienestar o malestar.

Para ello, además, es bueno comparar la evolución de las distintas fuerzas que componen al comercio entre sí. Lo expuesto es lo que se evalúa a continuación

 

EXPORTACIONES

Las exportaciones de 11 países miembros de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) crecieron 28.3% en el primer semestre de 2011, según la CEPAL (es ésta la última medición disponible de CEPAL  a la fecha).

A los efectos de esta comparación, cabe señalar que son países originarios de la ALADI, signatarios del TM80, la República Argentina, el Estado Plurinacional de Bolivia, la República Federativa del Brasil, la República de Chile, la República de Colombia, la República del Ecuador, los Estados Unidos Mexicanos, la República del Paraguay, la República del Perú, la República Oriental del Uruguay y la República Bolivariana de Venezuela.

Las exportaciones argentinas, mientras tanto, han crecido en los primeros 8 meses de 2011 un 25%.

Pero, sin embargo, las exportaciones medidas por su volumen físico y descontado el efecto que los incrementos de precios producen en ellas, se han elevado en los primeros 8 meses en Argentina sólo en un 5%, mientras lo han hecho en un 19% midiendo incremento de precios exclusivamente.

La Comisión Económica para América Latina (CEPAL) muestra -en una publicación de los últimos días- que las exportaciones regionales aumentan un 27% en 2011; crecimiento que implica una suba del 9% en volumen y 18% en valor. En 8 meses, las exportaciones argentinas han crecido un 19% por valor y un 5% por volúmenes físicos.

Lo expuesto marca que la dinámica de las exportaciones argentinas en la primera parte del corriente año es levemente inferior al promedio regional, no registrando esa diferencia un nivel que lleve a la alarma. Sin embargo, es mas preocupante la diferencia con el promedio de la región si se evalúa la medición considerando solo unidades físicas -es ésto lo que mejor refleja la capacidad de producir abasteciendo la demanda externa-: la CEPAL anuncia para la región una suba de 9% mientras que en nuestro país en 8 meses ese incremento es del 5%. Se trata de una suba de exportaciones medidas en unidades físicas o toneladas despachadas de sólo el 55% del evaluado para la región o, dicho de otro modo, se prevé para Latinoamérica en 2011 un incremento de producción efectiva exportable y exportada medida en unidades físicas de un 80% mayor que para Argentina.

Esto está poniendo a las ventas externas argentinas, en medio de la crisis internacional, en una situación de mayor dependencia de la evolución de los precios que el promedio de los países de la región

IMPORTACIONES

Las importaciones de los países latinoamericanos medidos por CEPAL crecen un 23% en el primer semestre de 2011. Las del Mercosur, lo hacen en el 27%. Las de los países andinos, en el 29%, y las del mercado común centroamericano el 24%

Las importaciones argentinas se han elevado en los primeros 8 meses del año un 38%, (porcentaje similar al que se observó en el primer semestre en Argentina), siendo que el incremento por volúmenes físicos es del 24% y la suba explicada por elevaciones de precios es del 11%.

Las importaciones argentinas exhiben, por tanto, un dinamismo de crecimiento notoriamente superior al promedio de la región. Ese crecimiento mas elevado en verdad se experimenta desde hace un tiempo ya. El año pasado -2010-, las importaciones de los países en desarrollo crecieron en promedio un 18%, comparado con el 11% de los países industrializados, mientras en Argentina el conjunto de compras de bienes desde el exterior creció un 46% (midiendo unidades físicas, la elevación fue de un 36%).

Estamos, pues, ante una mayor vulnerabilidad argentina ante una posible mayor presión externa de saldos exportables que pudiese ocurrir ante la crisis internacional; y a la vez, ante una necesidad de la economía argentina de productos importados que es mayor que lo que muestra la región (lo que, considerando la composición de las importaciones argentinas, compuestas de modo relevante por automotores, energía, bienes de consumo y bienes intermedios) puede estar mostrando la mayor propensión al consumo y la no simétrica fuerza dedicada a la inversión en Argentina

Por otro lado, comparando la evaluación de las exportaciones y las importaciones argentinas entre sí, se descubre la notable diferencia entre la performance de las importaciones y las exportaciones si se analizan solo las cantidades físicas excluyendo el factor precio. Mientras las exportaciones medidas en valor en lo que transcurre del año se han elevado un 25%, pero sólo un 5% en unidades (la elevación de las exportaciones en valor es 400% mayor que en cantidades efectivas), las importaciones suben un 38%, pero en unidades lo hacen un 24% (la elevación de las importaciones en valor es solo un 58% mayor que en unidades y cantidades).

 

Por lo demás, la diferencia entre el crecimiento de las  importaciones y las exportaciones en Argentina medidas en valor es de una dimensión menor que en toneladas. O sea, el mayor crecimiento de las importaciones comparadas con las exportaciones en aún mas marcado si se consideran las cantidades y no el efecto de los mayores precios. Así, las importaciones suben en 8 meses de 2011 en nuestro país en un porcentaje 52% mayor que las exportaciones, pero si consideramos los movimientos físicos -las toneladas comerciadas- despojándonos del efecto precio, las importaciones están elevándose en un porcentaje mucho  mayor al de las exportaciones (un 380%)

SALDO COMERCIAL

Lo expuesto lleva a medir la diferencia comercial.

El superávit comercial de los países latinoamericanos fue, según la OCDE, en 2009, de alrededor de 65.000 millones de dólares, habiéndose elevado a unos 70.000 millones en 2010 y se prevé con las proyecciones de los datos que CEPAL tiene a la fecha que se incrementará a unos 80.000 millones de la moneda estadounidense en 2011.

Esto implica observar que el superávit comercial subirá para la región a la que pertenecemos en 2011 un 14%, pero en Argentina, en los 8 meses transcurridos medidos por Indec, el saldo no sólo no sube sino que ha caído en un 23%.

Este fenómeno, en conjunto con lo antes expuesto, está macando cierta pérdida de competitividad, peor también una tendencia que no es la que se ve en el resto de la región, en la que la balanza comercial no se ve deteriorada como entre nosotros, lo que está mostrando al respecto un fenómeno endógeno y no propio de la coyuntura internacional.

 

 

Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI)

Escribir un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook


*