EFECTOS ECONOMICOS DE LAS DIFERENCIAS ENTRE ARGENTINA Y URUGUAY

21/08/2012 por

DOS MODELOS EN DISPUTA

 

EFECTOS ECONOMICOS DE LAS

DIFERENCIAS ENTRE ARGENTINA Y URUGUAY

 

A. Tres campos en los que los roces muestran consecuencias

Las recientes discusiones ente Argentina y Uruguay por el canalMartín Garcíasuceden a las diferencias anteriores entre ambos países, evidenciadas por el ingreso de Venezuela al MERCOSUR, las políticas comerciales bilaterales entre los países (y los cierres argentinos a las importaciones), la instalación de las pasteras en territorio uruguayo y otras diferencias en la historia reciente, entre las que se cuentan las discusiones sobre la apertura de la información para fines de control tributario y anteriormente alguna manifestación de Uruguay de queja por sentirse poco considerado como país chico dentro del MERCOSUR, al punto de intentar generar acuerdos comerciales individuales.

Detrás de esto, hay un escenario general más amplio, en el que se conjugan discusiones puntuales y diferentes visiones estratégicas sobre las relaciones internacionales y los modelos institucionales de organización económica que se plasman en diferencias públicas.

En este trabajo se manifiestan, en tres capítulos distintos, ciertos resultados que surgen de esas distintas posiciones de los países.

 

1- Un primer gran conflicto que originó las tensiones: las pasteras (las pérdidas económicas del corte y el bloqueo)

            Uruguay ha aventajado a Argentina en la generación de una industria que nuestro país pudo haber desarrollado de mejor modo: la pasta de papel y celulosa. Esta realidad, en verdad, está vinculada con la pública controversia que hubo entre los países y que además de iniciar un periodo de roces diplomáticos que hoy se mantiene por otros motivos produjo efectos económicos.

            Hoy, la producción diaria de la planta de Botnia es de 3.000 toneladas de celulosa. Desde que comenzó a operar en noviembre de 2007, la planta de celulosa de Botnia ha producido más de 2.000.000 de toneladas. El 70% del total tuvo como destino Europa, en especial Finlandia, Alemania y Bélgica, y el 30% restante fue vendido a China.

Pero el corte y el bloqueo que sufrimos hace algunos años generaron perdidas para muchos otros. El sector del transporte de carga de Argentina fue uno de los más afectados, con una pérdida anual que superó los US$ 16 millones, segúnla Cámarade Transporte Internacional (Catidu). Los camiones que antes despachaban su carga en el día, durante el bloqueo de los puentes en Argentina demoraron de dos a tres días, lo que implica menos viajes por unidad y una pérdida que oscila entre el 25% y el 30%. Los transportistas estiman que hubo una pérdida promedio de US$ 300 por unidad y calculan que pasan unos 150 camiones diarios porla frontera. Esoimplica una pérdida de US$ 45.000 diarios, que equivalen a US$ 1.350.000 mensuales y a US$ 16.200.000 anuales.

La caída en la cantidad de viajes entonces no sólo afectó a los transportistas sino ala Comisión Administradoradel Río Uruguay (CARU), que redujo sus ingresos por peajes. En el año 2005, cuando no había corte, 85.300 camiones pasaron por los puentes San Martín y General Artigas. Al año siguiente, con el bloqueo recién instalado, la cantidad se redujo a 68.570 unidades.

En 2007, cuando el corte afectó a ambos puentes, pasaron 60.481 camiones. En 2008, como consecuencia de la eclosión productiva de la región, la cantidad aumentó a 71.462 camiones y en 2009 llegó a74.035 apesar del corte. Si en los cuatro años del corte se hubiesen mantenido los 85.300 cruces de 2005, se hubieran percibido ingresos por 66.000 viajes más. La pérdida promedio oscila en US$ 1 millón por año. El último cálculo, realizado a mediados del año 2008, señaló que a esa fecha se habían perdido US$ 3 millones.

A las pérdidas de los transportistas de carga se sumaron las sufridas por las empresas vinculadas al transporte de pasajeros. Cauvi y Bus dela Carrera, integrada por las uruguayas Cot y Cita y las argentinas El Cóndor yLa Estrella, debieron enfrentar410 kilómetrosadicionales para unir el tramo Montevideo -Buenos Airesida y vuelta y varias horas de espera en Paysandú, que no cuenta con un carril exclusivo para ómnibus.

Según estimaciones del Ministerio de Turismo de Uruguay, cada kilómetro implica una pérdida de un dólar aunque a ese monto se suman “imponderables” como el desgaste de la flota, la pérdida de viajes por falta de pasajeros y la falta de presencia en el mercado. Según Augustola empresa Cauvi, ella contabilizó más de500.000 kilómetrosextra desde el inicio del piquete, que sumado a los “imponderables” alcanza una pérdida que “supera en mucho el millón de dólares”. Las empresas que integran Bus dela Carrerano manejaron cifras.

Según datos del Ministerio de Turismo de Uruguay, en el año 2005, 338.068 turistas cruzaron el puente San Martín, principal punto de ingreso al país después del puerto de Colonia. En 2006 la cantidad se redujo a 140.992 personas. Un año más tarde, solo 1.202 turistas lograron cruzar y en 2008 fueron 52.

Por ende, los efectos de aquel conflicto fueron económicos además de políticos, y se conformaron en el preludio de distintos modos de encarar problemáticas comunes

2- La reciente tensión comercial y económica entre los países (dos modelos con distintos resultados)

a) Encuadre general

En febrero pasado, el canciller de Uruguay, Luis Almagro, denunció que Argentina aplica restricciones aduaneras contrarias a las normas de comercio acordadas por el MERCOSUR al imponer medidas proteccionistas que limitan el acceso de productos del bloque y que esta situación está ligada a la suspensión de la importación de varios artículos y a la exigencia de nuevos trámites que limitan y retrasan el ingreso de productos. A la vez, expresó en ese momento que su país evalúa un eventual  planteo ante el MERCOSUR para la solución dela controversia. Enrealidad, Uruguay ha venido manifestando sus diferencias contra Argentina por el proteccionismo de nuestro país por diversas vías

En ésta ocasión a la que se hace referencia, en una declaración ante el Parlamento uruguayo, Almagro aseveró que los rubros afectados son:  textil, vestimenta y calzado, vehículos y autopartes, así como productos de metal, maquinaria, artículos de papel, para el hogar, muebles, motocicletas y bicicletas.

El canciller uruguayo también manifestó públicamente al diario El País, que su Gobierno “no está conforme” con la relación con Argentina por el comportamiento “esquizofrénico” de sus relaciones comerciales y criticó el funcionamiento del MERCOSUR y la falta de protección que ofrece a los países pequeños del bloque como el suyo ante las decisiones unilaterales que puedan tomar Argentina o Brasil, que vulneren el Tratado de Asunción que dio origen al bloque.

Luego de esto, el ingreso de Venezuela al MERCOSUR puso al descubierto la diversa manera de concebir la arquitectura internacional que cada uno de ambos países desean. Y es en este proceso y dentro de un escenario de pérdida de confianza entre los países, que ha aparecido la diferencia por las obras en canal Martín García.

En verdad, esto manifiesta la principal diferencia entre los países, surgida de la prioridad que se la asigna a la legalidad internacional y de los pilares que cada uno crea para sus sistemas de política comercial, y está apareciendo una discusión mas profunda sobre la distinta concepción relativa a la organización económica y los vínculos trasnacionales. Cabe preguntarse, entonces: ¿Quien genera mejores resultados en esta disputa de modelos?

b) El comercio

Lo paradójico es que esto de lo que Uruguay se queja sobre Argentina -la cerrazón comercial, la imprevisibilidad en el respeto a la legalidad y el intervencionismo económico-, está produciendo para nuestro vecino oriental mejores resultados relativos si comparamos la performance de ambos países en sus también relativas dimensiones: por ejemplo, mientras las exportaciones en general y su totalidad a todos los países del mundo han llegado en Uruguay a representar un 25% del PBI, en Argentina representan el 18% (una menor incidencia como consecuencia de una menor apertura), lo que es consecuencia de los diferentes mecanismos de vinculación internacional.

Una de los principales efectos de estas diferencias entre los países es la evolución de la relación comercial. Hay que decir que, lógicamente por la diferencia de dimensión, hay aspectos de la relación bilateral que favorecen a Argentina: las exportaciones argentinas a Uruguay crecieron entre 2010 y 2011 un 30% -de 1.601 millones de dólares a 2085 millones de dólares-, lo que implica un alza mayor al promedio general de crecimiento (24%).  Pero mas allá de eso, lo que está ocurriendo es que esta diferencia de modos de organizarse económicamente y de vincularse al mundo que muestra la discusión entre las autoridades de ambos países está generando diferentes resultados en sus economías:

Pero avanzando ya en 2012, por un lado hay que advertir, sin embargo, que las exportaciones argentinas a Uruguay están cayendo en la primera parte del corriente año. Los datos oficiales registran en el primer cuatrimestre un descenso del 1,4%, lo que representa una caída en las ventas a Uruguay en momentos en los que las ventas externas en promedio general se desaceleraban pero aún no descendían en nuestro país a todos los mercados (crecían en el primer cuatrimestre un 3,8). En particular caen las ventas argentinas hacia Uruguay en minerales, textiles, plástico y caucho, productos vegetales, y máquinas y aparatos eléctricos. Las estadísticas oficiales argentinas aún no reflejan datos más allá del primer cuatrimestre, pero datos extraoficiales dan cuenta de una caída mayor de las ventas argentinas a Uruguay en todo el semestre.

Y, por otro lado, pensando en terceros mercados, Uruguay está superando a Argentina en ciertos rubros en los que ahora es nuestro competidor.

Así, Uruguay está mejorando el ingreso de dólares por habitante en su economía mientras Argentina está cayendo en ese rubro (hay más dólares por habitante entrando en el país vecino que los que eligen venir al nuestro). Por eso, Uruguay tiene un ratio de exportaciones por habitante de 2.650 dólares en la ultima medición anual vigente (2011)  mientras Argentina tiene un ratio de 2.100 dólares por habitante en ese lapso, lo que es una evidencia de las consecuencias de un diferente aprovechamiento de oportunidades.

c) La inversión extranjera

Una diferencia adicional en la misma línea se nota en el aprovechamiento de la recepción de inversión extranjera directa (IED). Uruguay recibió, en 2011, 2.528 millones de dólares mientras Argentina, un país enormemente más grande, recibió 7.423 millones. Esto significa que Uruguay tiene una IED de 750 millones de dólares por habitante mientras Argentina tiene una IED de 185 millones por habitante. La IED comparada con el PBI, por su parte, fue el año pasado en Uruguay de 6% de su PBI mientras Argentina ha tenido una IED de 1,6% del PBI.

Mas especialmente es de destacar que, en algo estrechamente vinculado a este dilema entre dos modelos que está detrás de las diferencias públicas entre Argentina y Uruguay, los organismos oficiales uruguayos resaltan que las inversiones de argentinos son las que se encuentra en primer lugar entre las inversiones extranjeras a resaltar en el vecino país oriental. Un estudio reciente de “Uruguay XXI” (la institución de promoción uruguaya), de mayo de 2012, señala en relación a la inversión extranjera directa que Argentina ha sido uno de los principales orígenes, con una participación promedio de 20% en el periodo 2001-2009 de la IED (por encima de EEUU, Brasil y España), que especialmente a partir de 2006, siempre se ubica dentro de los 3 principales orígenes de la IED uruguaya y que hoy (según siempre este organismo) el 29% de la IED en Uruguay proviene de Argentina, siendo entonces el principal país en el rubro (especialmente en agronegocios, industrias manufactureras y servicios). Lo que muestra que los argentinos están eligiendo crecientemente este país para sus inversiones.

Uruguay está mostrando una evolución en los últimos años que depende de su mejor relacionamiento internacional entre otros rubros, lo que contrasta con Argentina, y que se hace manifiesto en las diferencias públicas que ambos países mantienen. Las discusiones entre los países no son casuales sino que responden a modelos de organización y concepciones sobre su estrategia de relacionamiento.

Precisamente esa inserción internacional ordenada es la que permite a Uruguay tener hoy un PBI per capita algo más alto que el de Argentina: 12.840 dólares por habitante mientras Argentina tiene 11.160 dólares por habitante.

3- Unos ejemplos puntuales de diferente aprovechamiento de la demanda mundial: la exportación de carnes, el turismo y la educación

En algunos rubros comerciales ha habido un descenso de las exportaciones argentinas a Uruguay en 2011. Y esto se muestra particularmente en uno en el que ambos países han pasado a  ser, en los últimos años, competidores en el mundo. Esto se refiere en particular a la actividad de la producción de carne vacuna.

Es de interés observar como Uruguay ha sacado provecho de la evolución que le ha permitido tener la caída de la actividad ganadera y de sus producidos y manufacturados derivados en Argentina. Uruguay ha venido teniendo una política de aprovechamiento de las restricciones argentinas en la actividad de cría y comercialización del ganado y las carnes.

Por un lado, en 2011 las exportaciones de animales vivos desde nuestro país hacia Uruguay descendieron un 11%, las de productos elaborados de origen animal cayeron un 37%, las de pieles y cueros bajaron un 11% y las de calzados y sus componentes descendieron un 4%. Esto significa que, en estas actividades, Argentina ha dejado de exportar en un año 5 millones de dólares.

Simultáneamente, debe decirse que Argentina ha venido perdiendo mercados externos en exportaciones de carnes que Uruguay ha aprovechado. Uruguay ha pasado a ser el séptimo exportador mundial de carne bovina, mientras Argentina ha quedado en el octavo lugar (Uruguay es además el tercero de carne ovina), exportando nuestro vecino oriental en 2011 1.500 millones de dólares en esta actividad (el doble de lo que exportaba e 2004) mientras Argentina (que exportaba 770 mil toneladas en 2005 y exportó solo 350.000 en 2011) exportó 1.200 millones de dólares (exportaba 1.800 en 2009). En esta disciplina, pues, perdemos en al competencia para ganar compradores en el mundo.

Pero no es esto lo único. En otros planos donde hay objetivos comerciales que se entrecruzan se observan otras concurrentes manifestaciones de este  fenómeno. Por ejemplo, Uruguay, que se muestra desde hace algunos años compitiendo con Argentina en algunas grandes ferias internacionales de promoción del país como sede para estudiantes foráneos en sus universidades, aun siendo una economía de menores dimensiones, esta sacando provecho de su mejor relacionamiento internacional quela Argentina. Tambiéneste fenómeno que se describe en este capitulo esta mostrándose, por lo tanto, en la capacidad de atraer estudiantes extranjeros: Uruguay tiene un su país una tasa de 2.20 estudiantes extranjeros por cada 100 estudiantes universitarios y es el país de Latinoamérica que mejor ratio tiene en esta disciplina, mientras Argentina tiene una tasa de 1.05 estudiante extranjero por cada estudiante universitario.

Del mismo modo, Uruguay compite en algunos planos (en otros es complementario) con Argentina en la atracción de turismo internacional. El secretario general de la Organización Mundial de Turismo (OMT), el jordano Taleb Rifai dijo hace unos meses que Uruguay y su turismo es una historia de éxito“, y que “vamos a ayudar a que el caso Uruguay sea conocido a nivel mundial por ser esa historia de éxito”. En 2011, segúnla Organización Mundial del Turismo (OMT), “las llegadas de turistas internacionales progresaron (en nuestro vecino) alcanzando los 980 millones de dólares”, mientras en Argentina (crecieron las llegadas de extranjeros en 2011 solo un 1,5) ingresaron unos 5.400 millones de dólares. Esto implica que mientras Uruguay (donde la llegada de extranjeros creció un 4% en 2011) esta recibiendo 297 millones de dólares por habitante, Argentina (un país de gran extensión, el 8vo más grande del mundo en este aspecto, y con muchas atracciones) lo hace en 135 millones de dólares por habitante.

 

B. Resumen de las principales conclusiones y comparaciones

Lo antes expuesto puede resumirse en las siguientes cifras:

–                 Por el conflicto por las pasteras se generaron para nuestro país perdidas para el transporte de carga por el bloqueo a los puentes US$ 48 millones y otras perdidas estimadas por transportes de personas: US$ 5 millones

–                 La relación comercial este año muestra un debilitamiento, dado que según el INDEC en el primer cuatrimestre las exportaciones argentinas muestran un descenso del 1,4%, (una caída en las ventas a Uruguay en momentos en los que las ventas externas en promedio general aún no descendían en el países a todos los mercados sino que crecían en el primer cuatrimestre un 3,8)..

–                 Uruguay es un país de mejor trato a la inversión y como consecuencia tiene hoy un PBI per capita algo más alto que el de Argentina: 12.840 dólares por habitante mientras Argentina tiene 11.160 dólares por habitante.

–                 Los argentinos están eligiendo a Uruguay para sus inversiones en el exterior: el 29% de la IED en Uruguay proviene de Argentina, siendo el principal país en el rubro (especialmente en agronegocios, industrias manufactureras y servicios).

–                 Los diferentes modelos de tratamiento a la producción en la que mayor competencia internacional hay entre ambos países, el de carne vacuna, ha generado que Uruguay exporte en 2011 1.500 millones de dólares en esta actividad (el doble de lo que exportaba e 2004) mientras Argentina exportó 1.200 millones de dólares (exportaba 1.800 en 2009).

–                 El distinto perfil de ambos países en su presentación internacional (y la reputación generada) genera que a Uruguay están llegando en materia de turismo internacional receptivo 297 millones de dólares por habitante por año, mientras a Argentina lo hacen 135 millones de dólares por habitante por año; y, como otra manifestación de este fenómeno, que Uruguay tiene una tasa de 2.20 estudiantes extranjeros por cada 100 estudiantes universitarios y es el país de Latinoamérica que mejor ratio tiene en esta disciplina, mientras Argentina tiene una tasa de 1.05 estudiante extranjero por cada estudiante universitario.

–                 Adicionalmente, el referido disímil modelo internacional en discusión entre ambos países muestra diferencias que, entre otros resultados, reflejan que

1)                 Mientras las exportaciones han pasado en Uruguay a representar un 26% del PBI, en Argentina representan el 18%,

2)                 Uruguay tiene un ratio de exportaciones por habitante de 2.650 dólares en la ultima medición anual vigente (2011)  mientras Argentina tiene un ratio de 2.100 dólares por habitante

3)                 Uruguay tiene una inversión extranjera directa (IED) de 750 millones de dólares por habitante mientras Argentina tiene una IED de 185 millones por habitante.

4)                 La IED comparada con el PBI, por su parte, fue el año pasado en Uruguay de 6% de su PBI mientras Argentina ha tenido una IED de 1,6% del PBI.

Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI)

Escritos Relacionados

Tags

Compartirlo

Escribir un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook


*