El comercio internacional ante la asunción de D. Trump en EEUU

26/01/2017 por

Informe “DNI” Nro. 159

Enero 2017

—————————————————————————————————————————————–

EL COMERCIO INTERNACIONAL AFECTADO POR EL DISCURSO PROTECCIONISTA DEL PRESIDENTE D.J. TRUMP

 

MODIFICAR LA INTERNACIONALIZACION PRODUCTIVA (EL INTENSO COMERCIO INTERNACIONAL EN TODO EL MUNDO) SERA DIFICIL, COMPLEJO Y PELIGROSO PARA LA ACTIVIDAD ECONOMICA MUNDIAL

 

  1. Introducción

El comercio internacional ha crecido robustamente en las últimas décadas. Aunque desaceleró desde 2012 su crecimiento.

Específicamente entre junio 2014/junio 2016 su volumen descendió levemente (2,8%) debido a efectos del descenso en precios, en promedio de 18,6% (muy relevante en commodities de industrias extractivas -petróleo y minerales-, menos importante en bienes manufacturados, y ya menor en productos agropecuarios). Pero en el análisis de los años en general puede decirse, como observación inicial (y como se observa en el gráfico siguiente) que como tendencia el comercio en el mundo esta amesetado si es medido en volumenes fisicos (lo que se convierte en descenso si se mide por dólares pagados, por la caída de los precios que hace que los flujos comerciales de equivalentes volumenes despachados se contrate por menos dólares). Ahora bien: debe decirse que este amesetamiento se produce tras haber llegado a altos niveles.

am

El “Container Truoughput Index”, que mide contenedores salidos desde todos los puertos del mundo (más allá de precios, evalúa volúmenes despachados), anuncia que en 2016 el comercio casino creció, aunque igualó al (no desdeñable) nivel de los años anteriores. Y el índice FTK, que mide los despachos a través de aviones, muestra un mínimo crecimiento en volúmenes.

am

Por ende estamos desde hace 4 años ante una fuerte desaceleración del comercio internacional observada (según Banco Mundial) en 143 países.

Hay varias razones para explicar esto. Una es la caída de precios. Otra es que -por evolución tecnológica- muchos componentes del comercio reducen cada año sus costos (eso reduce montos pagados). Otra es que los procesos de deslocalización de la producción (empresas que trasladaron sus plantas de producción de un país a otro) han llegado a cierta madurez y esos cambios que antes impulsaban comercio no solo por el proceso de producción en sí sino por el montaje y equipamiento de nuevos aparatos productivos ahora están consolidados. Y, como explica el FMI, el debilitamiento de la economía mundial ha sido también otro factor.

Esta referida desaceleración del comercio mundial en volúmenes se transforma en caída si se mide en dólares, porque -como se dijo- los precios han caído en los últimos años.

 

  1. Quiénes han empujado hacia abajo el comercio mundial (medido en dólares)

Es relevante entonces entender cuáles (quiénes) son los mercados que más han contribuido a esa caída (medida en dólares). Al respecto, constatar donde han descendido más las importaciones ayuda a entender quienes han sido los mayores “responsables” del descenso (medido en dólares, ya que como antes se expuso, si se  miden cantidades el comercio está amesetado).

Como se observa en la tabla siguiente, el descenso en las importaciones de la Unión Europea es la principal razón que explica el descenso medido en dólares del comercio mundial desde 2012.

Luego, la caída en las importaciones en Japón y en Rusia completan los principales “motivos”. Después, aunque en menor medida, China e India han sido los que han influido para que la demanda mundial no crezca como antaño.

Se puede observar que hay otros países que tienen poca responsabilidad en el descenso (EEUU) y que incluso algunas importan más hoy que en 2012.

 

Diferencia en las importaciones mundiales
Importadores en el mundo
País Monto en billones de dólares año 2012 Porcentaje del total 2015 Monto en billones de dólares 2015 Porcentaje del total 2015 Diferencia 12/15
EEUU 2338 12,8 2308 13,8 -30
Importaciones extra UE 2301 1287 1914 11,1 -387
China 1818 9,8 1682 10,1 -136
Alemania 1167 6,3 1050 6,3 -117
Japón 888 4,8 648 3,9 -240
Reino Unido 690 3,7 626 3,7 -64
Francia 673 3,6 573 3,4 -100
Holanda 591 3,1 506 3 -85
Hong Kong 553 3 559 3,3 6
Corea del Sur 520 2,8 436 2,6 -84
India 490 2,6 392 2,3 -98
Italia 487 2,6 409 2,4 -78
Canadá 475 2,6 436 2,6 -39
Bélgica 437 2,4 275 2,2 -162
México 380 2 405 2,4 25
Singapur 380 2 297 1,8 -83
Rusia 335 1,8 194 1,2 -141
España 335 1,8 309 1,8 -26
Taiwán 270 1,5 238 1,4 -32
Australia 261 1,4 208 1,2 -53
Tailand1a 248 1,3 203 1,2 -45
Turquía 237 1,3 207 1,5 -30
Brasil 233 1,3 179 1,1 -54
E. Árabes 230 1,2 230 1,4 110
Suiza 198 1,1 252 1,5 54
Polonia 198 1,1 193 1,2 10
Malasia 197 1,1 176 1,1 -51
Indonesia 190 1 143 0,9 -45
A. Saudita 158 0,8 172 1 -14
Vietnam 115 0,6 166 1 11
MUNDO 18501 16725

 

 

  1. Evolución y estado del comercio mundial

Hemos, pues, asistido a un periodo de gran expansión del comercio mundial, seguido de otro reciente en el que este se amesetó (medido en volúmenes). De todos modos el saldo final es que hoy las exportaciones de bienes y servicios en el mundo explican casi 30% del total de la economía global, mientras lo hacían en 25% en el año 2000 y 20% en 1990.

am

La causa principal de este alto nivel de comercio ha sido el desarrollo de las cadenas globales de valor (CGV), formadas por empresas vinculadas que fabrican partes en diversos países, las encadenan en líneas que se coordinan, comparten información, estrategias, estándares, van ensamblando sucesivamente y llegan a bienes finales en algún país que elabora la última parte.

Un ejemplo de ello es el de los aviones comerciales, que tienen partes producidas en 75 países distintos que se integran en el ensamblaje final.

am

Dice la UNCTAD que casi el 80% de todo el comercio mundial ocurre en las CGV.

La evolución de ellas ahora está amesetada. No decrecen productivamente, pero sus cambios estructurales han llegado a una meseta (madurez) y no generan tanto comercio de bienes de capital sino eminentemente de insumos.

Por ello, mientras hasta 2012 el comercio mundial crecía a una tasa que duplicaba el alza del producto bruto mundial, ahora lo hace en proporciones (débiles) similares al PB mundial.

am

Esto es lo que el FMI llama “cambios en la composición de la demanda”, debidos a la caída de la inversión como componente del comercio internacional (ella fue el principal componente en los últimos 20 años). El FMI sostiene que 60% de la desaceleración del comercio internacional está explicado por este fenómeno.

am

Por esto, mientras el porcentaje de crecimiento del comercio mundial se redujo (entre el periodo 2002/2007 y al periodo 2012/2015) a un cuarto del que tenía hace quince años en materia de bienes de capital, solo se redujo a la mitad en bienes de consumo.

Ahora bien: como hemos visto en estos días, el mundo asiste hoy a manifiestos proteccionistas en algunos países desarrollados y en EEUU especialmente.

Pero la evidencia muestra que en este punto la producción mundial se ha internacionalizado de tal modo que esta estructura productiva transfronteriza no sería de fácil modificación (reversión) sin pagar altos costos.

Desde 1995 los aranceles en el mundo bajaron a la mitad (principalmente por los TLC ahora discutidos en EEUU) pero las restricciones no arancelarias se incrementaron en los últimos diez años un 70%, y pese a ello el comercio creció sostenidamente (hasta 2012) y no decreció después.

am

Esto ocurrió porque los costos del comercio cayeron 60% desde 1950 hasta hoy, los servicios (más difíciles de restringir en frontera) son cada vez más relevantes en el comercio mundial (unos 5 billones de dólares por año), la especialización productiva ha hecho que ya no pueda atribuirse solo a menores costos de producción domésticos la deslocalización productiva, y el conocimiento es global

am

 

  1. Por qué es complejo pretender interrumpir los flujos de comercio internacional (proteccionismo)

El comercio mundial es explicado en 1/3 del total por comercio intra firma de las empresas multinacionales y ellas generan otro tercio en relación a proveedores que las abastecen.

En 1970 había 7.000 empresas multinacionales en el mundo, en 1990 eran 24.000 y actualmente se estiman en 110.000 (OMC, 2015). Pero a la vez también ya el 23% de las empresas que exportan en el mundo son pymes (algo nunca antes visto).

Escala, especialización, experiencia, acceso a recursos, muchos motivos  impedirían modificar sin pagar costos altos la matriz productiva mundial. En el mundo 25% del consumo privado está compuesto por productos importados, 28% del valor de las exportaciones se explica por componentes importados que ellas llevan, y 32% de la inversión extranjera directa está basada en importaciones para producción.

am

La transnacionalización productiva es tal que la proporción de valor generado en el extranjero incluido en todas las exportaciones mundiales llegó en la presente década a 45% en los equipos de oficina, 40% en la industria automotriz, 35% de las manufacturas sintéticas, también 35% en equipos de radio y TV, porcentaje similar en combustibles, 30% en manufacturas de fibra óptica, y porcentaje similar en equipos de transporte y también en máquinas y aparatos eléctricos.

Ahora bien, los EEUU (a través de las manifestaciones del Presidente Trump) aparecen ahora como abanderados en la crítica a cierta transnacionalización productiva. Pero no los acompañan todos en el mundo: los emergentes dinámicos permanecen vinculados a esta estructura trasnacional.

Veremos diversos modelos enfrentarse.

Puede preverse, así, que el mundo se enfrentará a tres modelos: la pretendida revisión del statu quo (EEUU), el  mantenimiento del statu quo (Asia Pacifico) y la revisión de las actuales condiciones pero para la adaptación (Alemania/UE, Reino Unido, parte de Latinoamérica).

Y puede preverse que cualquier intento de obturar los flujos de funcionamiento de comercio mundial actuales afectará la capacidad de las empresas de producir, evolucionar, innovar.

En relación a la pretendida propuesta de modificación del statu quo por parte de EEUU, de todos modos, quedan dudas sobre si ella será radical (integral), lo que es lo menos probable; si será focalizada en tipos de producto (el Presidente Trump ha amenazado más a quienes generan bienes finales, como equipos de aire acondicionado o automotores, que a los importadores de relevantes insumos para la producción); si será enfocada solo a algunos mercados (el presidente Trump ha enfocado en las críticas a México y China y no a otros mercados relevantes cono Canadá, que es tan socio de EEUU como México o la UE); o si el cambio será de shock o gradual.

De cómo se resuelvan estas cuestiones dependerá la conclusión que pueda obtenerse. Pero puede decirse que modificar la estructura del comercio mundial por parte de uno de sus principales actores sería altamente complicado por sus efectos.

 

  1. La situación interna en EEUU

Estados Unidos, que generaba el 14% de las exportaciones mundiales de bienes en el año 2000, hoy genera el 9% del total, mientras sus importaciones equivalían al 19% del total mundial hace tres lustros y hoy suponen el 14% del total.

EEUU es el segundo exportador mundial de mercancías (China es el primero) y el principal importador mundial (China es el segundo).

El contenido importado en las exportaciones de manufacturas de EEUU, empero, alcanza el 15% mientras implicaba el 11% hace veinte años.

Pero EEUU, en proceso de sustancial cambio en los últimos años, se ha consolidado como la mayor usina de generación de conocimiento productivo. Por eso, más allá de lo antes explicado sobre el comercio de manufacturas, si se considera el comercio mundial de servicios (que crece además en relevancia global) EEUU es por lejos el principal exportador mundial (15% del total mundial) y el primer importador del globo (10% del total). Y los servicios representan 80% de su PBI. Y China es solo el 4to exportador mundial de servicios (el 2do importador).

EEUU (que pese a las voces de critica a la integración productiva tiene un porcentaje de empresas exportadoras sobre el total que es 6 veces mayor que el de México) sigue siendo el país con más stock de inversión extranjera en el mundo (3,5 billones de dólares).

El 23% del total de IED en América Latina y el Caribe es de origen estadounidense. Y los países emergentes ya reciben la mitad de toda la IED mundial, lo que puede ser visto como una “exportación de empleo”, pero a  la vez también como una ubicación en el exterior de eslabones de la cadena que permiten especializarse a los EEUU en los eslabones más valiosos (diseño, conocimiento, tecnología, innovación) que son los que generan más rentabilidad.

En EEUU no se pierden empresas o empleos (la tasa de desempleo está en niveles históricos muy bajos -4,8%-) sino que ha cambiado sustancialmente la matriz productiva. ¿Se pretenderá retroceder en la evolución? Eso puede ser inútil (no se la puede vencer definitivamente) o muy pernicioso (sí se la puede obstaculizar).

Por ello una gran alteración del acceso a mercados externos podría afectar el funcionamiento de la economía norteamericana.

 

 

  1. ¿Una señal para Argentina?

La relación comercial con EEUU es valiosa (7% de las exportaciones) pero es menor que hace unos años (fue 10% hace tres lustros).

amQuímicos, biodiesel, vinos o algunas manufacturas industriales componen las ventas argentinas a EEUU.

Conforme se observa en el cuadro siguiente (fuente INDEC), en el comercio bilateral enero-noviembre de 2016 los químicos son la principal exportación argentina a EEUU seguidos de alimentos, metales y material de trasporte. Hay dos rubros en los que Argentina tiene en EEUU principal mercado. Biodiesel y vinos (incorporados en el primer y segundo capítulo de los antes referidos).

am

¿Es de prever algún trato restrictivo para Argentina? Al parecer el nuevo gobierno de EEUU esta más enfocado en México y China que en el resto del mundo (no ha hablado de Canadá ni de la Unión Europea, ni de Japón, por caso). Y se prevé que EEUU pretenderá relaciones bilaterales en las que negocie duramente pero no cierre absolutamente sus mercados.

Pero el impacto de una posible guerra comercial entre EEUU y China podría afectar precios, imponer volatilidad y desalentar decisiones de empresa y de ese modo afectar indirectamente el comercio. Además la política doméstica de EEUU podría modificar la cotización del dólar y la tasa de interés.

Muchos mercados a los que Argentina envía sus productos (Latinoamérica o Asia) tienen por su parte una relevante relación con EEUU, por lo que lo que ocurra allí puede tener efectos mediatos.

Pero en cualquier caso, para un país como Argentina (70% de las exportaciones es de origen agropecuario y las ventas industriales dependen mayormente de un solo mercado -Brasil-) la moraleja es que si hay cambios en el mundo, estos generarán un ambiente en el que los que ganen sean los que más valor generan, los que se apoyan en calidad, conocimiento, innovación, y produzcan cada vez con más ciencia incorporada. Sera allí donde las regulaciones nunca puedan ganarle al progreso.

 

 

 

 

Marcelo Elizondo

Director General

Desarrollo de Negocios Internacionales

Escribir un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook


*