EL GOBIERNO PERMITIÓ EL CRECIMEINTO DE LAS IMPORTACIONES DE BIENES DE CONSUMO … (¿Continuará?…) (“¿ES LA INFLACIÓN, ESTÚPIDO?”)

09/05/2013 por

 

Después de un año de cerrazón de las importaciones…

EL GOBIERNO PERMITIÓ EL CRECIMEINTO DE LAS IMPORTACIONES DE BIENES DE CONSUMO …  (¿Continuará?…)

(“¿ES LA INFLACIÓN, ESTÚPIDO?”)

 

1. Introducción:

Las importaciones argentinas, fuertemente afectadas por controles y restricciones gubernamentales, fueron en el primer trimestre de 2013 de 16.066 millones de dólares, lo que, según la estadística refleja, implica en principio un alza en relación al mismo período del año anterior del 5% (habían alcanzado 15.314 en el mismo período del año anterior).

He aquí una novedad. Se han hecho famosas las trabas a las importaciones impuestas por el Secretario de Comercio interior durante 2012, Pero ahora las compras desde le exterior crecen.

¿Es acaso que, luego del fuerte control al que sometió a las importaciones el año anterior, se habría decidido liberar la presión sobre las importaciones en general, como política, debido a que el año 2012 éstas cayeron mas del 7% afectando seriamente el nivel de actividad, en particular a la inversión, el aprovisionamiento de bienes intermedios, y las piezas y partes, todas fuertemente vinculadas a los procesos productivos domésticos?.

Pues la observación detallada de la cifras revela que esto no fue necesariamente y en todos los rubros uniforme. Una primera conclusión a la que puede arribarse de la observación detallada es que las importaciones, si se excluye de la cuenta a la energía (combustibles y lubricantes), fueron de 13.976 millones de dólares en el primer trimestre, mientras que en el primer trimestre del año pasado habían sido de 13.979 millones de dólares (igual número).

Esto es, el alza del 5% de las importaciones en el primer trimestre no obedece a una mejora en la posibilidad de acceder a bienes del exterior en general, porque en general si extraemos a los combustibles y lubricantes las importaciones en este lapso han permanecido en niveles exactamente iguales a los del año pasado (año de caídas), y el alza tiene una relevante explicación en un crecimiento en las importaciones de combustibles y lubricantes del 57% (de 1.335 millones a 2.090 millones de dólares). Pero hay más que agregar a esto: en el primer trimestre han subido todas las importaciones de bienes de consumo Las importaciones de bienes duraderos subieron 37%, las de los semiduraderos 8%, las de no duraderos se elevaron 8%, y las de alimentos y bebidas para el hogar crecieron nada menos que 29%.

Crecimiento de las importaciones en el primer trimestre en porcentajes

 9-5

En el gráfico que se muestra en el cuadro siguiente se desagrega la información  en relación a rubros importados midiéndoselo en millones de dólares

                energía

importaciones para la industria

bienes de consumo

importaciones totales

1er trim. 2012

1.335

10.898

1.668

15.314

1er trim. 2013

2.090

10.753

1.854

16.066

2. Las importaciones industriales siguen afectadas y las referidas al consumo crecieron

Pese al alza de las importaciones de un 5%, se observa en el desagregado que por un lado sigue afectado nuevamente con los límites a las importaciones lo referido a la inversión y el aprovisionamiento de la actividad industrial convencional (las denominadas manufacturas de origen industrial ‘MOI- producidas localmente), toda vez que han caído fuertemente en comparación con el primer trimestre del año pasado las importaciones de equipos de transporte industriales (-35%), y también han descendido las de suministros industriales varios (-4%).

Pero por el otro, y en algo sumamente significativo, debe destacarse que, como antes se explicó, en el primer trimestre han subido todas las importaciones de bienes de consumo (duraderos, semiduraderos, no duraderos y alimentos terminados, así como equipos de transporte no industriales), a la vez que se observa que se han elevado las importaciones de los insumos alimenticios que utiliza la industria para sus procesos de terminación local (para las manufacturas de origen agropecuario -MOA-) que son ofrecidas al consumo doméstico directo.

Estos productos, todos, se vinculan con la oferta de bienes para el consumo masivo. Los bienes de consumo compiten con la oferta local y/o agregan oferta, y los insumos para al actividad alimenticia permiten incrementar la oferta con finalización de producción local.

La conclusión a la que puede arribarse es que el cerrojo importador de 2012 ha encontrado una limitante: la preocupación por la inflación ha hecho que mientras ciertos bienes siguen trabados, otros ingresan desde el exterior, y esto podría tener que ver con la preocupación con el alza de precios.

Como contracara, y “costo” a pagar por aquello, lo que más fuertemente ha sido afectado es el aprovisionamiento de bienes para la producción industrial tradicional (MOI).

Importaciones

 9-51

            Dicho en otras palabras: la explicación de este fenómeno puede buscarse en que lo que habría comenzado a observarse (al menos temporariamente) en la política comercial (antes primordialmente medida por la obsesión cambiaria) es la inflación.

Y es probable que la visión del gobierno haya sido la de evitar que la caída de las importaciones de bienes de consumo (finales) alimente la inflación, y por ello haya permitido un incremento por esa vía.

Una vez más: la suba de importaciones de energía es inevitable por la caída en al producción local. Y los pocos insumos industriales permitidos para la compra desde el exterior han sido mayormente los que se refieren a la industria alimenticia (MOA) que está directamente referida a la preocupación por el nivel de precios al consumidor más sensible.

Y, como concusión y paradójicamente, lo mas afectado han sido las importaciones que se refieren a la producción industrial convencional y tradicional (MOI).

La lista de los productos con mayor crecimiento en las importaciones en el trimestre incluye:

pescados

25%

leche y subproductos

14%

legumbres y hortalizas

37%

frutas comestibles

27%

otros productos vegetales (alimentos)

383%

aceites vegetales

287%

residuos de la industria alimenticia

40%

pieles y cueros

10%

manufacturas de cuero, bolsos, talabartería, etc

31%

manufacturas de cestería, canastos y bolsos

67%

Calzados y botines

27%

Vidrios y sus manufacturas

20%

Herramientas y cubiertos de mesa

10%

muebles diversos

12%

 

 

3. Conclusión: Después de la cerrazón, crecen las importaciones de bienes sensibles para el consumo (y los precios al consumidor)

1. Lo que ha ocurrido

En primer lugar, y de modo preliminar, es preciso advertir que teniendo una visión en prospectiva, esto antes explicado plantea un problema inminente: las exportaciones descienden 3% en el primer trimestre (porcentaje de caída no muy diferente al que tuvieron todo el año anterior) y, como se explicó antes, razones no directamente vinculadas a la producción industrial motivan un alza de las importaciones del 5% aunque para la industria tradicional, de MOI, el acceso a bienes importados necesarios para la producción sigue debilitado y lánguido.

Y por ello la balanza comercial en el primer trimestre arrojó un superávit 48% más bajo (menor) que en el mismo período del año anterior (1.310 millones de dólares).

Es que es sabido que el gobierno considera necesario mantener superávits superiores a los 10.000 millones de dólares, y si la debilidad de las exportaciones se mantiene, los límites a ciertas compras externas se acrecentará y en miras de la preocupación por la energía y ahora al parecer por la inflación, lo mas probable es que la industria (a cargo de las MOI) tenga entonces que soportar por muchos meses la misma dificultad para el acceso a equipos, piezas y partes e insumos.

Pero en segundo lugar, si se detiene el análisis en los bienes de consumo en sí, o los bienes intermedios que se utilizan para incrementar la oferta de bienes de consumo masivo directo, lo que se observa es que –como se señaló- se ha sacrificado la importación de bienes útiles para la industria convencional que produce MOI y se ha permitido el crecimiento de las importaciones de los bienes antes mostrados que seguramente el gobierno considera que influyen en precios que paga el consumidor día a día. Por lo que se supone que la inflación y no ya solamente el saldo de dólares, está en la mesa de los que deciden qué  se compra desde el exterior y qué no.

En síntesis puede decirse que las importaciones argentinas en su conjunto en el primer trimestre ascendieron un 5%, como consecuencia del alza de las importaciones de energía (57%, lo que no aporta novedad) y de bienes de consumo (11%), mientras descendieron las importaciones de bienes de capital (-4%), bienes intermedios (-3%) y vehículos de pasajeros (-4%), mientras que si bien subieron 4% las importaciones de piezas y partes de bienes de capital, lo que el Indec denomina “el resto” de las importaciones también descendió fuertemente (-32%)

Y, a la vez, puede decirse que el corto plazo del aumento de la oferta inminente prevalece sobre la vocación de mejorar la capacidad industrial general de mediano plazo, la que se choca con la preocupación permanente por el saldo de dólares comerciales

2. Lo que podría ocurrir si se cambia

Como se ha señalado, la conclusión a la que se arriba por este trabajo es que el Gobierno ha intentado atacar la inflación, tratando de incrementar la oferta agregada en medio del mantenimiento de la caída de otras importaciones como las de bienes de capital.

Ahora, la reciente propuesta, de esta semana, de crear dos instrumentos financieros para captar dólares (inclusive no previamente declarados) muestra que la Administración Nacional ha vuelto a poner en la prioridad la preocupación por la escasez de dólares. Además se han hecho circular versiones sobre una vuelta a los límites  a las importaciones para los próximos meses

Estamos entonces en una puja: inflación (que el gobierno ha querido, de manera inédita, impactar con las mayores importaciones de bienes de consumo) o dólares (que se pretendió que se preservaran limitando importaciones). Y estamos ante comportamientos erráticos que dirigen las acciones en un sentido u otro cambiando en tiempos cortos la orientación de manera poco estratégica

El trabajo presente refleja cómo en el primer trimestre el gobierno cambió su política de importaciones tratando de atender la oferta agregada preocupado por la inflación. Ello, en sí, es una novedad y una muestra de preocupación. Y exhibe el trabajo también que si ello cambia por necesidad de dólares (lo que en estos días se ha hecho mas evidente) podría terminar también desactivando esta tibia reacción ante las alzas de precios en Argentina

 

 

Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI)

Escribir un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook


*