La Argentina pierde terreno en el comercio internacional

03/04/2014 por

Informe DNI número 94

———————————————————————————————————————————————————————-

Representa cada vez menos en las exportaciones del Mercosur y también en las de toda Latinoamérica; y no aprovechó la mejora en los términos de intercambio para incrementar su participación en el comercio global

 

La Argentina pierde terreno en el comercio internacional

Introducción

La performance del comercio exterior de Argentina no permite mayores elogios por mejoras (inexistentes) en los resultados.

Las cifras arrojadas por las exportaciones en los últimos años muestran que las empresas exportadoras están ante un “techo” generado por sus propias falencias y por el marco de referencia económico, político y normativo, los efectos de una baja tasa de inversión, una errática política de relacionamiento externo, y la pérdida de competitividad.

Como muestra el gráfico inmediato, desde hace tiempo (desde 2011) las exportaciones no lograr superar niveles en los que se han amesetado.

 

Año

Exportaciones de bienes en millones de dólares

año 2009

55.669

año 2010

68.134

año 2011

84.268

año 2012

80.927

año 2013

83.026

 

 

Como se observa, no se logra mejorar un nivel de ventas externas débil.

Una manera de advertir esta problemática es medir la incidencia de las ventas argentinas al exterior como parte de los movimientos comerciales internacionales en general. La participación en los flujos del comercio global. A eso se refiere este informe en lo que sigue

 

 

La Argentina genera cada vez menor porción de las exportaciones del Mercosur

 

El Mercosur no ha sido una región de demasiada activa vinculación internacional, pero ha mostrado cierto dinamismo en sus ventas de mercancías al exterior en los últimos años. Las exportaciones de los 4 socios fundadores (a los efectos de esta comparación de excluye a Venezuela porque su ingreso es muy reciente e impide evaluaciones históricas) han exhibido una modificación de la incidencia relativa de los diversos miembros en la generación de las exportaciones totales.

Efectivamente, si se compara a lo que las exportaciones argentinas representaron en relación al total de las del Mercosur en diversos momentos anteriores con los datos actuales, se constata que -como consecuencia del estancamiento en las ventas argentinas del último tiempo, y de la débil dinámica anterior- las exportaciones argentinas han crecido menos que las del resto de los miembros del bloque y ello ha hecho perder participación en ese conjunto.

Por ello, mientras las exportaciones argentinas fueron del 31% del total en el Mercosur en 2000 (a inicios del presente siglo) o del 28% en 2003 (a inicios de las administraciones Kirchner), son apenas del 24% del total de los 4 socios en 2013.

 

 

Las exportaciones argentinas pierden lugar como parte de las de la región

 

Los últimos años han sido tempos de alzas en el comercio de nuestra región. Latinoamérica y el Caribe han mejorado su capacidad de relacionamiento internacional en el comercio de mercancías.

También en este plano Argentina ha perdido incidencia como parte de la generación de exportaciones del conjunto.

Así, mientras en 2009 las exportaciones argentinas representaron el 8,21% del total de las ventas de la región (Latinoamérica y el Caribe), en 2013 explicaron un 7,88% del total de ventas del área (Latinoamérica y el Caribe).

 

 

La Argentina no incrementó su participación en el comercio mundial pese a la mejora en los términos de intercambio

 

Una manera adicional de analizar el fenómeno es comprobar que la Argentina no ha podido mejorar su participación en el comercio global.

Así, pese a que la última década ha concedido un alza extraordinaria en los precios de los principales productos que Argentina exporta (agroalimentos en especial, pero también minería y aún combustibles), modificándose el proceso de deterioro de los términos de intercambio propio de la segunda parte del siglo pasado y recibiendo las ventajas de la mejora en esos términos de intercambio; a lo que se suman los adelantos tecnológicos que permitieron una mejora en la productividad en muchos sectores de producciones transables y la mayor incidencia que los países emergentes han ganado en el concierto internacional; la participación argentina en el comercio mundial es la misma que la de hace 50 años y no se recuperó de la baja que padeció a mediados del siglo XX.

En 1999, último año del siglo XX, la participación de las exportaciones argentinas en el comercio mundial fue de 0,4% (el comercio global fue de 6.890 billones de dólares y las exportaciones argentinas llegaron ese año a 23.309 millones de dólares), mientras que en el año 2012 (aún no hay cifras definitivas del comercio mundial en 2013 como para hace este ejercicio) la participación argentina fue también de 0,4% (las exportaciones llegaron a 80.927 millones de dólares mientras el total de exportaciones en el mundo fue de 18.155 billones de dólares).

Más aún, en 1950 la participación argentina en el comercio mundial (un comercio muy distinto, menor en términos relativos y de menor globalidad sistémica) era del 2,81%, lo que habla de la pérdida de relevancia relativa ocurrida entonces y la no recuperación de incidencia global.

Fue en los años 50 y 60, con la etapa de la industrialización sustitutiva, que comenzó la pérdida de relación internacional económica argentina, pero este fenómeno se proyectó en el tiempo, en los 80 se exacerbó, y pese al nuevo mundo en este nuevo siglo, la Argentina no ha recuperado terreno.

La participación argentina desde mediados del siglo XX ha caído 7 veces.

Sobre las últimas tres décadas hay que decir que la historia de la democracia moderna argentina, a partir de 1983, acompaña una oscilante pero persistente vinculación internacional. El año de la recuperación de la democracia, la Argentina tenía escasos vínculos económicos con el mundo (exportó 7.830 millones de dólares e importó 4.505 millones, con un superávit de 3.331 millones), vendiendo productos primarios (la mitad del total), algunas manufacturas de origen agropecuario (un tercio) y pocos productos industriales (algo más de un décimo del total), mientras importaba bienes necesarios para la industria. Y después de ello se inició un proceso de mejora en la relación económica cuantitativa con el mundo.

Pero, pese a ello, lo que ha ocurrido no ha sido sino un acompañamiento de procesos exógenos, un movimiento similar al crecimiento del comercio global en general, sin recuperar participación en “el todo” a nivel mundial; y aún en la región, la Argentina en los últimos años ha mostrado menos fuerza que sus vecinos y ha perdido incidencia relativa en los negocios del vecindario.

 

 

Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI)

Escribir un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook


*