LA ARGENTINA TIENE CRECIENTE ESTRÉS CAMBIARIO

25/08/2014 por

LA ARGENTINA TIENE CRECIENTE ESTRÉS CAMBIARIO,  POR AUTOINFRINGIDAS CAÍDAS DE INGRESO DE DOLARES COMERCIALES

Hay “responsables” (comerciales) de la mayor escasez de dólares en 2014:

Los cereales generan el mayor faltante de dólares comparando con lo obtenido en 2013, y las máquinas y aparatos producen el mayor déficit acumulado en lo que va del año

La caída de reservas del BCRA en lo que va de 2014 es cercana a la cifra del peor resultado comercial

  1. Planteo del problema

Uno de los principales problemas a los que se enfrenta el gobierno argentino en los meses que corren (y en los que se avecinan) es la escasez de dólares. Ausente el ingreso de dólares financieros ante el default, menguante (y pobre desde hace años) la inversión extranjera, los únicos dólares posibles para el gobierno son los comerciales.

La caída de las exportaciones (-10%) en lo que transcurre del año en curso es, por eso, una noticia no alentadora no solamente en el análisis de la situación del aparato productivo sino en la situación cambiaria.

De mantenerse la tendencia (caída de las exportaciones) a este nivel, la Argentina tendrá en 2014 una merma en el ingreso de dólares comerciales por exportaciones de 8.000 millones de dólares (comparando con 2013).

La Argentina pierde dólares por la formación de activos financieros en el exterior (salida de divisas), por los pagos financieros, de servicios o de rentas efectuados al exterior, por importaciones; pero también deja de contar con divisas que el año anterior tuvo, por ejemplo, por tener en 2014 peores resultados en el comercio internacional.

Es por eso que, ante el descenso de exportaciones resulta de interés descubrir la performance de los diversos rubros (evolución de exportaciones –ingreso bruto de dólares- y saldo comercial sectorial –ingreso neto de dólares-) para entender qué sectores están aportando dólares y (ante la caída de las exportaciones totales) dónde están los causantes del faltante de dólares.

  1. 2.       PRIMER DATO: Los déficits intrasectoriales (quiénes se llevan los dólares).

Un primer análisis, despejado de comparaciones con años anteriores y remitido solo al cómputo de qué ocurre en términos absolutos en lo que ha transcurrido del año en curso, es el que permite medir déficits intersectoriales (o sea descubrir quiénes se llevan dólares que en Argentina escasean – y no por condenar a quienes se los llevan, que los necesitan, sino para medir performance de sectores e impactos-).

Hay que destacar que el sector más deficitario en los primeros meses medidos del año es el de las máquinas y aparatos (más de 6.600 millones de dólares); seguido de los rubros de minerales (más de 2.400 millones de dólares), dentro del cual se encuentran los combustibles, y de los químicos (más de 1.700 millones de dólares). Entre esos tres rubros superan los 10.000 millones de dólares de déficit comercial. Y, adicionalmente, habría que sumar otros rubros con déficits menores pero que acumulan “rojos” en la cuenta de salida de dólares comerciales netos.

El cuadro que se exhibe más abajo lo refleja. Estos sectores mantienen performances deficitarias altas y constantes. Los sectores industriales tienen en la primera parte del año en curso (medida) un déficit de unos 15.000 millones de dólares.

  1. 3.      SEGUNDO DATO: La dinámica. ¿Quiénes aportan aún menos dólares comparando con 2013 (y agravan el problema del default)?: El peor superávit comercial (la comparación del resultado de 2014 con el de 2013)

En los primeros 6 meses de 2014, el saldo comercial ha caído en 1.463 millones de dólares. Esto es, el gobierno (y el BCRA) cuenta (en un marco de estrechez cambiaria) con 1.463 millones de dólares menos que en el mismo período de 2013. De 5.157 millones de dólares de superávit comercial en el primer semestre de 2013 se ha pasado a un superávit comercial en el primer semestre de 2014 de 3.684 millones de dólares.

Si se pretende obtener información sobre qué sectores del comercio internacional argentino han contribuido al menor acceso a dólares de este primer semestre comparándolo con el mismo período del año anterior (diferencia que, paradójicamente no es muy distinta del importe por el que Argentina está condenada en el juicio contra los “holdouts” en New York), puede hacerse un análisis de la performance de los diversos rubros en los primeros 5 meses del año (aún no se cuenta con la información discriminada de 6 meses por rubros).

Haciendo ese estudio hay que advertir a priori que la Administración Gubernamental, a través de la denominada “administración del comercio” (sumada a la caída de las importaciones que surgen de la menor actividad económica y al marco general en el que se desenvuelven los actores económicos, que disuade de efectuar no pocas operaciones), ha logrado que algunos saldos comerciales por rubros, o capítulos del nomenclador, no sean mucho peores que en 6 meses de 2013.

Así, pese a que caen las exportaciones en vegetales, grasas y aceites, minerales, químicos, plásticos, madera y pasta de madera, papel y cartón, textiles, calzado, manufacturas de piedra, perlas y piedras preciosas, metales comunes y sus manufacturas, metales y sus manufacturas, material de transporte, y otros rubros menores; la caída de las importaciones en esos rubros ha hecho que el saldo comercial en esos mismos rubros se mantenga en terreno deficitario (no son pocos rubros) pero que allí no haya empeorado aún más ese saldo en relación al año pasado.

Así, los saldos siguen siendo deficitarios en combustibles y minerales, químicos, plásticos y caucho, pasta de madera, papel y cartón, textiles, calzado, manufacturas de piedra yeso y cemento, metales y sus manufacturas, máquinas y aparaos eléctricos, material de transporte, instrumentos médicos y otros rubros menores. Pero esos déficits no se han agravado aún más en relación al año anterior, en la gran mayoría de esos casos, como para producir un peor sado comercial aún.

Ahora bien, en la comparación que puede hacerse entre los resultados en el tiempo transcurrido de 2014 con los del mismo lapso de 2013: ¿quiénes empeoran? ¿cuál es la dinámica entre ambos períodos? (O sea: dónde escasean dólares que el año pasado ingresaron?).

Pues debe decirse que dado que muchos rubros mantienen los (pobres) resultados del año anterior, hay un gran responsable de la caída en el saldo comercial por peores cifras que en 2013; es el rubro de los vegetales, y en particular el de los cereales. El peor resultado en el saldo comercial en esta primer parte del año (comparándolo con el del mismo período de 2013) es de 3.316 millones de dólares.

  1. 4.      TERCER DATO: Los dólares que se pierden por caídas de exportaciones

Finalmente debe decirse que también la Argentina padece un mayor estrés cambiario debido a que en la primera parte del año 2014, transcurrida hasta ahora, han caído los ingresos de dólares comerciales por exportaciones en numerosos sectores comparando con el mismo período del año anterior (se tendría más holgura cambiaria si no cayeran esas ventas externas).

Esta afirmación surge de constatar que las exportaciones de productos vegetales son 3.300 millones de dólares más bajas que en el mismo período del año anterior; en tanto que las de grasas y aceites son más de 300 millones más bajas; y a la vez las exportaciones de metales preciosos son unos 200 millones menores; mientas las ventas externas de metales comunes y sus manufacturas alcanzan una cifra que es unos 100 millones menor; las exportaciones de máquinas y aparatos suman un número que es unos 100 millones más bajo que en igual período del año anterior; y las de material de transporte son alrededor de 800 millones más bajas (esto, por nombrar los principales casos).

 

 

 

  1. 5.        El gráfico que exhibe los resultados
Producto

exportaciones 5 meses 2013

exportaciones 5 meses 2014

saldo comercial 5 meses 2013

saldo comercial 5 meses 2014

Principales diferencias en los saldos comerciales

Productos del reino animal

1.932

2.154

1.844

2.080

236

Productos del reino vegetal

8.373

5.063

8.133

4.817

-3.316

cereales

5.254

2.326

5.252

2.322

semillas y frutos oleaginosas

1.780

1.700

1.744

1.864

grasas y aceites

2.289

1.925

2.221

1.896

219

productos alimenticios, bebidas y tabaco

6.017

6.878

5.602

6.502

900

residuos de la industria alimenticia

4.581

5.487

4.519

5.462

minerales

2.356

2.271

-2.459

-2.469

-10

combustibles minerales

1.722

1633

-2.662

-2.602

productos químicos

2.126

2.105

-1.978

-1.766

212

plástico, caucho y manufacturas

751

744

-1.025

-846

179

pieles, cueros y sus manufacturas

407

507

353

453

-100

madera, carbón vegetal, corcho

95

83

20

3

17

pasta de madera, papel, cartón

217

211

-277

-263

4

materiales textiles y sus manufacturas

247

240

-395

-387

8

calzados, paraguas, flores artificiales

18

12

-190

-160

30

manufacturas de piedra, yeso, cemento

69

61

-160

-174

-14

perlas, piedras y metales preciosos, monedas

1.065

887

1.034

844

-190

metales comunes y sus manufacturas

1.022

921

-531

-596

-65

máquinas y aparatos eléctricos y sus partes

1.005

900

-6.624

-6.210

414

material de transporte

4.448

3.606

-1.298

-894

404

vehículos automóviles

4.312

3.534

-1.229

-556

673

instrumentos de óptica, médico-quirúrgicos, relojería o música

74

68

-652

-636

16

armas, municiones y sus partes

7

7

-1

1

2

mercancías y productos diversos

92

80

-312

-266

46

mercancías y productos diversos

1

1

0

1

1

 

 

  1. 6.      Conclusiones: diversos sectores, con diversas razones para menos dólares

Por todo ello puede señalarse que hay distintos motivos para la creciente escasez de dólares comerciales.

Hay rubros que generan déficits crónicos (máquinas y aparatos en primer lugar) y cuya situación no se ha corregido por políticas productivas locales; hay rubros que generan déficits desde hace un lustro (energía) que obedecen a errores regulatorios;  hay otros que ven caer exportaciones y por ello generan menos dólares de los que podrían (especialmente los productos del agro) afectados por problemas exógenos pero también por erradas políticas locales; y hay rubros que, puntualmente comparando con el mismo período del año pasado, han traído muchos menos dólares en el saldo comercial intrasectorial (los cereales), lo que en particular agrava puntualmente la situación cambiaria comparando 2014 con 2013

Debe decirse, pues, que lo que ocurre tiene directo vínculo (aunque no exclusivo) con decisiones tomadas en Argentina en tiempos anteriores.  Lograr menos dólares comerciales no es sino un efecto de menos aciertos en políticas públicas.

 Así, por un lado, los menores dólares comerciales son consecuencia –entre otros motivos-  de decisiones tomadas en la propia Argentina. Esto es: si se estudia la caída en las exportaciones de cereales puede decirse que si bien hay varios motivos para ello, y uno son los menores de precios (factores endógenos); a la vez también hay otros relevantes como los problemas de financiamiento, el encarecimiento de costos y la menor producción -debido a regulaciones distorsivas varias- que hubiese compensado este fenómeno (en la producción y comercialización de trigo especialmente).

Por otro lado, las menores exportaciones de automotores tienen en la caída de la demanda brasileña una razón poderosa, pero también puede decirse que desde hace casi 10 años Argentina desatendió terceros mercados para concentrarse en Brasil (85% del total hoy, 65% hace 10 años).

Y en materia de menores exportaciones de otros productos industriales hay que decir que la inflación de costos, la baja tasa de inversión y la no apertura de mercados influye a esta altura para esos resultados. Mientras, por otro lado, la mala balanza comercial de energía es claramente efecto de errores de política.

La caída de reservas internacionales en el BCRA al 15 de agosto, desde que se inició el año, es de 1.600 millones de dólares. Eran 30.586 millones de dólares el 31 de diciembre de 2013 y sumaron 28.968 el 15 de agosto pasado. El peor balance comercial en 6 meses es de 1.463 millones de dólares.

Mientras, en el período transcurrido medido el saldo comercial ha caído 28%. Y el precio del dólar “blue” se ha incrementado 32%.

La pérdida de ingresos de dólares por peor resultado comercial en 6 meses es de 1.463 millones de dólares. Puede decirse que si no hubiese ocurrido el conjunto de malos resultados comerciales (comparado con 2013) las reservas del BCRA prácticamente no hubiesen caído. Esa caída de reservas es de un monto cercano al de la caída sumada de exportaciones (en los primeros 5 meses del año) de grasas y aceites, metales preciosos metales comunes y sus máquinas y aparatos y material de transporte. Y la caída de reservas es equivalente a la mitad de la caída del resultado comercial de los productos vegetales. Así, el estrés cambiario pudo haber sido menor (con otros resultados comerciales) aún sin corregir problemas como el default, la política cambiaria o la salida de dólares.

 Razones para un peor resultado comercial
 
Exógenas Endógenas
  1. Menores precios internacionales de granos
  2. Incremento de costos en la operación privada (inflación)
  3. Menor de manda de Brasil
  4. Entorno regulatorio que posterga decisiones de producción (restricciones a la producción, restricciones al comercio receptivo o emisivo)
  1. Incremento de costos por cargas públicas (presión tributaria)
  1. Menguante tasa de inversión
  1. Deficiente acceso a servicios (logística, financiamiento, despachos, puertos)
  1. Política cambiaria
  1. Ineficiencia estructural -no corregida- de sectores industriales importadores netos
  1. Política energética que incrementa saldos negativos en la balanza sectorial
  1. Inexistente política comercial internacional -apertura de mercados-
  1. Pérdida de diversificación de mercados internacionales en productos industriales

 

 

Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI)

Escribir un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook

*