La economía de EEUU y su relación con Argentina, ante la visita de Presidente Macri al Presidente Trump

21/04/2017 por

Informe DNI N°162

Abril 2017

 

Los EEUU en el mundo y su relación con Argentina, ante la visita del presidente Macri al presidente Trump

 

 

 1. Los EEUU en el mundo

Los EEUU son la principal economía mundial.

Esto le permite además de producir más cantidad de bienes y servicios que cualquier otro país tener una notable influencia en el resto del planeta desde la perspectiva económica.

En el siguiente gráfico y la lista posterior se exhiben las principales 15 economías del mundo (FMI, 2016) dentro delas cuales EEUU aparece como la de mayor dimensión.

Dibujo 1

 

Dibujo 4

 

Como modo de comparar, puede decirse que la Argentina es, por su parte, el país que se ubica en esa lista en el lugar 26vo (con un PBI de 488.213 millones de dólares según la fuente).

El Presidente de la Republica Argentina Mauricio Macri efectuara una visita oficial a EEEUU y entre otras actividades tendrá una reunión con el Presidente Donald J. Trump, además de reuniones con empresarios y otros relevantes actores  del país con la mayor economía del mundo.

En el conjunto de las actividades, probablemente el tema de mayor interés para la Argentina es el de las relaciones económicas bilaterales. Efectivamente, Argentina (por su dimensión, sus valores, su historia, su importancia estratégica) no es un país que actúa como un gran protagonista en temas estratégicos internacionales e ingresa en la escena internacional a través de sus principales intereses: sus necesidades comerciales, de inversión y financieras.

 

2.Los EEUU como actor en el comercio internacional

En materia comercial, EEUU es uno de los dos principales actores del mundo -China es el otro, según surge de la lista que a continuación se exhibe (fuente OMC), que muestra los principales exportadores e importadores del mundo, de bienes y de servicios-.

En materia de exportaciones e importaciones de bienes China lidera la lista de exportadores en el planeta y EEUU es el segundo (exporta 9,1% del total mundial), y en materia de importaciones de bienes EEUU (importa 13,9% del total mundial) es el principal comprador internacional y China el segundo (esto lleva a la situacion que se describe en otra parte de este trabajo: EEUU tiene un déficit comercial estructural crónico)

La información siguiente (OMC) muestra los principales países exportadores e importadores de bienes del mundo (2016)

Dibujo 5

Pero en materia de comercio internacional de servicios, EEUU es por lejos el mayor exportador mundial (15,4% del total mundial), superando a China cómodamente (EEUU es también el principal importador de servicios -10,4% del total mundial-).

Dibujo 6

 

Esto muestra que en verdad EEUU tiene una posición de liderazgo mayor en el comercio de servicios, y esto se debe a que su economía (que tiene en los servicios más del 80% de su PBI) se ha especializado en tareas vinculadas con los intangibles y en particular ha desarrollado en las áreas de innovación, ingeniería, invención, generación de conocimiento productivo, propiedad intelectual (inicio del proceso productivo) y en las más modernas maneras de comercialización (fin del proceso productivo comercial). Estos son los sectores en los que desarrolla mayor valor (lo que ha llevado hacia fuera de los EEUU a las procesos intermedios, los de manufacturación).

Parte de esta situación es la que explica las críticas  a la pérdida de empleos “tradicionales” que ocupó buena parte de los discursos en la campaña electoral de 2016, situación que sin embargo (por lo expuesto) convive con un contexto de casi pleno empleo (una tasa de desempleo que ronda el 4%, que es de las más bajas de la historia), y le concede a la economía de los EEUU una situación de liderazgo en la generación de eslabones intangibles (y por ende un perfil en el comercio internacional definido en consecuencia) en los procesos de producción que parece ser estructural y que es difícil de modificar sin pagar altos costos para el conjunto.

Por otro lado, en el mundo, en los últimos años, el comercio internacional de servicios ha tenido una evolución superior a la de bienes, lo que confiere al nuevo perfil de EEUU una posición de robustez mayor.

Dibujo 7

Y en materia de comercio de servicios, EEUU,en uno de sus componentes, el de derechos por propiedad intelectual, es ( junto a la UE -y en esto superando ampliamente a su competidor China-) un principal generador de valor y un muy relevante actor en el ámbito comercio internacional.

Dibujo 8

Por ello y ante las posibilidades de una activación de políticas neoproteccionistas por parte de EEUU es de prever que se implementen ciertas reformas dentro de las cuales, al parecer, la más relevante sería la reforma tributara conocida como “Border Tax Adjustment”, que básicamente –y a deferencia de lo que se anunciaba durante la campaña electoral en relación a la supuesta imposición de aranceles a importaciones- reduciría o eliminaría la posibilidad de las empresas de deducir, del pago de impuesto a las ganancias, a las erogaciones efectuadas en inversiones o adquisiciones de bienes de capital, insumos o bienes finales importados. Aunque a esta altura de los acontecimientos y dadas las notables trasformaciones en las ideas base que guían los actos del Presidente Trump y a lo que se conoce que piensan muchos principales actores en el Congreso de los EEUU del Partido Republicano, debe decirse que es posible que se apliquen ciertas reformas que hagan algo más complejo el comercio internacional receptivo en EEUU, pero en verdad no es dable esperar cambios internos en materia de regulaciones al comercio internacional en los EEUU que modifiquen de modo esencial el sistema de globalización productiva actual. Es posible que se apliquen ciertas reformas que sean modificaciones “de grado” pero no de esencia del mapa del relacionamiento comercial internacional de EEUU.

En realidad, como en otros ámbitos y materias, es probable que en materia de potencial hipotético neoproteccionismo, lo que ocurra es que se mantengan ciertas políticas que desde hace tiempo ya se aplicaban en EEUU pero ahora se haga de ello una aplicación con alguna mayor profundidad o incluso que ello se comunique de manera más rutilante.

Si se analiza lo que ha ocurrido en el mundo en los últimos años, la carga arancelaria en frontera promedio ha caído drásticamente y ello no está previsto que cambie en los EEUU.

Dibujo 9

 

Pero como se muestra en el gráfico anterior (UNCTAD), a la vez que ha caído en el mundo últimamente la carga arancelaría promedio, se han elevado las trabas no arancelarias.

Más aún, si bien han avanzado la cantidad de normas liberalizadoras del comercio mundial, también en la misma medida han crecido las discriminatorias en frontera (lo que condice con lo antes expuesto: menos aranceles, más medidas no arancelarias).

Dibujo 10

Y especialmente en los últimos años (y particularmente luego de la crisis de 2008)  ya habían sido los EEUU lo que aplicaron más medidas no arancelarias regulatorias del comercio internacional en el mundo.

Dibujo 11

Por lo que no es precisamente esperable alguna reforma que (más allá de que habrá probablemente algún giro en materia de más receptividad a lobbies proteccionistas) cambie el matriz de vinculación productiva internacional por parte de EEUU. La reciente reunión bilateral entre Trump y el Presidente de China Xi Jinping y la desaparición de las manifestaciones públicas por parte de altos oficiales del gobierno de los EEUU de las diatribas contra el tenor del comercio con México, parecen confirmar esto.

O sea; lo que puede preverse es que esta sea la situación que se mantenga (más allá de que se la presente de otro modo) y que por ende no haya sustanciales cambios (aunque si algunos ajustes) en la globalización productiva y comercial en el mundo por medidas aplicadas dentro de los EEUU en relación a lo que ha ocurrido en los últimos tiempos.

En ese marco, el capítulo de la relación bilateral comercial con Argentina, ante la visita del Presidente Macri, es muy importante, y el otro será el del flujo de inversiones.

Pero para ello debe saberse que, si bien el Presidente Trump ha planteado especialmente durante la campaña electoral que lo llevo a la jefatura del órgano ejecutivo del primer país del mundo su vocación por reducir el déficit de la balanza comercial de los EEUU, el principal país del mundo es crónica y estructuralmente un país con una balanza comercial deficitaria.

Dibujo 12

Como se observa en el grafico anterior, desde el inicio de la actual fase de la globalización económica (en particular desde los años ’70 del siglo pasado), cuando el comercio internacional comenzó a activarse de modo sustantivo (lo que ha llevado a que hoy la suma de las exportaciones mundiales equivalga al 30% del producto mundial), EEUU ha mantenido una balanza comercial deficitaria.

Esto ha ocurrido pese a que las exportaciones de los EEUU han mostrado una curva ascendente en líneas generales. Así lo muestra el gráfico siguiente que exhibe los resultados medidos en dólares estadounidenses de las exportaciones de bienes y de las exportaciones de servicios de los EEUU.

Dibujo 13

La estructura crónica deficitaria del comercio delos EEUU obedece a que también las importaciones de los EEUU mantienen una curva alcista en importes aún mayores, desde hace mucho tiempo.

Así lo exhibe el gráfico siguiente que muestra las importaciones de bienes y las importaciones de servicios de los EEUU.

Dibujo 14

 

Por un lado esto puede justificar la vocación del presidente Trump de reducir el déficit comercial de EEUU.

Por el otro, esto también muestra que por la estructura productiva de EEUU (un país de notable integración productiva al mundo, actor relevante de las cadenas globales de valor), es altamente improbable que esta situación crónica pueda ser revertida de modo radical.

Los EEUU tienen un comercio internacional preminentemente compuesto por bienes y servicios relativos a los procesos industriales transnacionales, según se muestra en la información que se exhibe a continuación.

Dibujo 15

Por ello, y como surge del gráfico siguiente, las principales empresas del comercio internacional de los EEUU son tanto exportadoras como importadoras, lo que muestra el grado de integración con el mundo de esa economía, y el flujo de doble vía del comercio de este país, lo que lleva a prever la dificultad que generaría para la producción afectar el comercio en uno solo de esos flujos (si es que se plasmara de manera radical alguna idea calificada como “neoproteccionista” entre algunos analistas económicos, que estuvo presente en la última campaña electoral).

Dibujo 16

 

La Argentina (los datos de las relaciones económicas bilaterales se exponen más abajo en este trabajo) explica solo alrededor del 0,3% del comercio de los EEUU con el mundo. Los principales socios comerciales (destinos de exportaciones, origen de importaciones) de EEUU se muestran a continuación.

Dibujo 17

3. EEUU y la inversión internacional

 

Puede decirse que en el mundo, el entramado productivo que ocurre entre las empresas que operan a escala global (dentro del cual los EEUU son el principal actor) ha generado un ámbito en el que el comercio internacional no es sino un efecto de la actuación de eslabones anteriores, que integran flujos de inversión extranjera en los países, alianzas entre empresas más allá de las fronteras,  compartimiento sistémico de conocimiento productivo por parte de empresas en diversos países a la vez, decisiones estratégicas tomadas por empresas en diversos países pero en conjunto, activación de relaciones entre empresas que ya no son de “cliente-proveedor” sino de socios.

El siguiente gráfico muestra de modo elocuente lo descripto

Dibujo 18

Esto tiene por efecto un activo comercio internacional.

Por ende es relevante entender (y pensando en las materias que podrían ser parte de la relación Argentina – EEUU en el futuro) el extraordinario rol de los EEUU en los flujos de inversión extranjera en el mundo.

Por un lado, como se observa en el gráfico siguiente (fuente OECD) EEUU es el país principal inversor extranjero en el mundo (solo superado por la UE como conjunto), con un flujo anual de 522.00 millones de dólares en 2015

En el siguiente gráfico la curva de color violeta (más alta) muestra al IED de todo el mundo, la de color negro la de los países de la OECD sumados, y luego se observan las de la UE, EEUU y China (que ha vuelto a ser superada por EEUU desde 2013)

Dibujo 19

Pero además EEUU es el principal receptor de IED en el mundo como lo muestran (fuente UNCTAD) los gráficos siguientes, con 385 mil millones de dólares en 2016 (ser el principal emisor y el principal receptor muestra la internacionalidad de una economía que esta plenamente globalizada desde la perspectiva de la integración productivo comercial).

Dibujo 20

 4.La relación bilateral EEUU – Argentina. Situación y perspectivas

El comercio entre EEUU y Argentina ha mostrado últimamente una curiosidad.

Las exportaciones argentinas a EEUU han crecido en los últimos años en el marco de decrecimientos de exportaciones en general y de las exportaciones a los principales mercados para Argentina.

Los gráficos siguientes muestran la evolución de exportaciones e importaciones de bienes y servicios de Argentina en relación a todos los países del mundo en los últimos años.

Dibujo 21

Pero como se muestra en la comparación posterior (efectuada por “DNI” en base a datos del INDEC) EEUU tiene una mejor posición como mercado socio para Argentina hoy que comprándolo con lo que ocurría en 2012.

Dibujo 22

Esto ha hecho que luego de perder posiciones en la proporción de las exportaciones argentinas recientemente los EEUU, sin volver a explicar tan relevantes porcentajes del total de las exportaciones como ocurría en fines del siglo XX, ha logrado una mayor incidencia en las ventas argentinas al mundo (esto en un contexto en el que lo países asiáticos (marcados sobre amarillo en el cuadro anterior) han sido los grandes ganadores como destino de exportaciones argentinas.

Dibujo 23

 

Las exportaciones argentinas a EEUU en el reciente 2016 crecieron (ver el siguiente cuadro tomado del INDEC) desde 3.433 millones de dólares (2015) a 4.484 millones de dólares (2016), lo que implica 7,7% del total de exportaciones. Aunque la balanza bilateral es muy deficitaria (Argentina tiene déficit comercial bilateral con todas las economías grandes del paneta, los que compensa con superávits con las economías más pequeñas o medianas), las importaciones desde EEUU (12% de total de importaciones argentinas) superan a las exportaciones, aunque se han reducido en 2016 (6.985 millones de dólares en 2016 comparadas con 7.700 millones de dólares en 2015).

Los rubros principales del comercio bilateral se exhiben en el siguiente cuadro (base INDEC). Allí se observa que la matriz exportadora argentina a los EEUU no está compuesta en la misma proporción que en las ventas al resto del mundo por los tradicionales productos de origen agropecuario que Argentina exporta al resto del mundo (lo que es lógico si se considera lo relevante de EEUU como productor de estos bienes y porque además debe considerarse lo importante del comercio dentro de las cadenas de valor impulsadas por las empresas de EEUU presentes en Argentina).

Dibujo 24

 

Como se ve las principales exportaciones argentinas a EEUU (lo que ala vez marca las posibilidades a futuro en base a lo ya probado) están en los químicos, los alimentos elaborados, los metales; y le siguen los vegetales y el material de transporte. Y las principales importaciones están concentradas en bienes de capital (máquinas y aparatos), químicos, y minerales.

Por ende puede decirse que Argentina no es un actor de gran relevancia para los EEUU (aproximadamente 0,3% del total de su comercio) y es deficitaria en la relación bilateral, mientras ha mostrado dinamismo reciente pese a caídas en otros mercados, por lo que podría preverse algún acuerdo puntual en ciertos productos.

Cuotas o cupos en algunos productos, acuerdos específicos por algunas materias (a través de preferencias arancelarias o acuerdos en normas no arancelarias o de facilitación) pueden ser acordados entre los gobiernos.

Y además pueden preverse avances en negociaciones para mejorar la posición de empresas argentinas no ya “ante o con” el estado sino “ante o con” grandes corporaciones privadas, para el ingreso de empresas argentinas a sus cadenas de proveedores. Esto también podría ser materia de trabajo para la visita presidencial, en la medida en que son de EEUU 54 empresas de las 100 empresas más grandes del mundo (las 11 empresas más grandes del mundo son estadounidenses) y el comercio mundial opera dentro de cadenas transnacionales de valor (80% del comercio global) y ellas explican (entre las multinacionales y el comercio trasfronterizo con y de sus proveedores) alrededor del 25% del producto bruto mundial, por lo que el acceso de empresas argentinas al estatus de proveedor de grandes empresas puede ser también un objetivo comercial.

Pero mas allá de ello, a decir verdad parece que es en el área de inversión extranjera directa (IED) donde más puede esperarse.). EEUU es el país principal inversor extranjero en el mundo (casi 522.000 millones de dólares en 2016), solo superado por la UE como conjunto, además de ser el principal receptor de inversiones extranjeras en el mundo (385.000 millones de dólares), lo que exhibe la alta internacionalidad productiva).

O sea: en la recepción de IED una prioridad de las relaciones internacionales del gobierno del presidente Macri, EEUU es el principal actor en el mundo en la emisión de IED, y-además- (y esto es de suma relevancia), EEUU es hoy el principal inversor en Argentina ya actualmente (unos 21.700 millones de dólares de stock de inversión en Argentina, lo que implica 27% del total de acervo de inversión extranjera en Argentina).

El gráfico siguiente exhibe información al respecto.

Dibujo 25

 5.Conclusión

Por lo expuesto, puede decirse que la relación bilateral es dinámica, que EEUU ha recuperado participación en el comercio argentino en los últimos años aún sin llegar a la importancia que tuvo en fin del siglo pasado, que el comercio bilateral es superatario para EEUU -lo que podría implicar la no existencia de motivos de reclamo por parte de la administración del Presidente Trump y a la vez pedidos por parte de Argentina-, y que Argentina representa solo el 0,3% del comercio de los EEUU.

Por ello puede preverse alguna ventana de oportunidad puntual, sectorial, para algunos productos determinados, en el plano del comercio bilateral, en el marco de lo que el Presidente Trump ha anunciado que es su política comercial internacional: acuerdos bilaterales más que multilaterales.

Pero a la vez surge la inversión extranjera directa como la materia de mayor relevancia potencial estratégica porque los EEUU son líderes mundiales en la materia, porque la Argentina tiene prioridad en la recepción de IED, porque ya EEUU está presente y sus empresas son las que reúnen el mayor stock de inversión extranjera en Argentina, porque hay oportunidad para ampliar mercados para empresas estadounidenses ya presentes y para nuevos negocios para quienes aún no están en Argentina, y porque la reformas y el nuevo enfoque de Argentina en materia internacional puede ofrecer oportunidades para empresas internacionales en general (y además para la renovación del stock de capital físico que en promedio, según algunos estudios privados, supera la edad de 10 años de antigüedad en el país).

Puntualmente, puede apuntarse en materia de IED entonces a más inversión en empresas ya presentes en el país (muchas ya con inversiones aprobadas por sus casas matrices pero no ejecutadas últimamente), llegada de eventuales nuevas empresas por las oportunidades surgidas por cambios en el entorno macroeconómico y regulatorio, inversiones en sectores beneficiarios de reformas regulatorias específicas, oportunidades en obras de infraestructura pública dependientes de decisiones gubernamentales.

Y, en términos generales, pueden mencionarse oportunidades en sectores como energía, alimentos, servicios, minerales e infraestructura pública.

 

 

 

Marcelo Elizondo

Director General de “Desarrollo de Negocios Internacionales” (DNI)

Presidente del Capítulo Argentino de ISPI (International Society for Performance Improvement)

Profesor e investigador de la Escuela de Posgrado del ITBA (Instituto Tecnológico de Buenos Aires)

 

Escribir un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook


*