SIN UN CAMBIO DE MATRIZ, SE DEBILITARAN LAS VENTAS EXTERNAS

01/07/2013 por

LAS EXPORTACIONES ANTE EL FIN DEL CICLO DE ALZAS DE PRECIOS INTERNACIONALES

SIN UN CAMBIO DE MATRIZ, SE DEBILITARAN LAS VENTAS EXTERNAS

            1. Introducción

Las exportaciones argentinas se triplicaron desde la caída de la convertibilidad. En 2012 llegaron a 81.200 millones de dólares (fueron de 26.600 millones en 2001)

Pero esas ventas crecieron en volúmenes físicos (esto es: mayores cantidades despachadas excluyendo el efecto de mejores precios que permiten mayores ingresos de dólares por variantes en las cotizaciones) desde el inicio del siglo XXI un 68%. El crecimiento explicado por mejores precios, por su parte, fue de un adicional 80%.

Esto implica que del crecimiento de las ventas desde la salida de la convertibilidad, más de la mitad fue explicado por la inusitada racha favorable de alzas de precios histórica.

Más aún, conforme se verá mas adelante, en verdad puede decirse que fue el aumento de precios algo (junto a otros factores) que “arrastró” al crecimiento de las cantidades.

 

2. La historia reciente y el futuro inminente

Si se analiza una serie mas corta, resulta preocupante observar que midiendo volúmenes físicos exclusivamente (producción exportada), las exportaciones en los últimos 5 años han crecido solo 12,68% (comparando las exportaciones en volúmenes de 2008 y las de 2012). Una notable desaceleración.

Esto está marcando que además de la aparición en el último lustro de la denominada crisis internacional (que en verdad es básicamente europea en la actualidad), Argentina no ha podido mantener el alza de producción exportable.

Y esto implica –sobre todo- que si, como se prevé, el período de grandes alzas de los precios internacionales ha finalizado, la Argentina  -a menos que produzca un salto en su capacidad competitiva- se encuentra ante un inminente freno hacia el futuro (y no solo en un año en particular) en la tendencia de garantizado crecimiento de exportaciones en general, porque reúne una desaceleración en la generación de oferta exportable (producto de la baja tasa de inversión en los sectores transables, alza de costos por la inflación, pérdida de la competitividad cambiaria, agotamiento de la infraestructura de soporte y dificultades en el acceso a insumos) y la referida reducción del alza de esos precios de la que se benefició.

Si la Argentina mantuviera el crecimiento de sus exportaciones en volúmenes exhibida en el último lustro y desapareciera o se mantuviera en niveles débiles el alza de precios, las exportaciones crecerían a tasas muy bajas y cercanas a cero.

En realidad, como se verá en el análisis de más abajo, Argentina ha tenido ininterrumpidas alzas entre 2003 y 2008  y luego oscilaciones. Pero desde el primer año de alzas tras la caída de la convertibilidad (2003) en el 70% de los años posteriores las alzas de precios fueron mayores que las de cantidades, lo que lleva a pensar que fue ese mejor precio lo que “arrastró” el crecimiento de cantidades (y a preguntarse qué ocurrirá ante un detenimiento del alza de precios internacionales o aún más, ante bajas de los mismos).

Conforme se ve mas abajo, Argentina entre 2003 y 2008 tuvo alzas de precios anuales mayores que las de cantidades exportadas en 4 de los 5 años referidos, y además tuvo bajas de cantidades ante bajas de precios en dos años de esos últimos. Por ende es razonable entender que las alzas de precios empujaron las de cantidades y que si aquellas desaparecen los incrementos de volúmenes podrán verse afectados a menos que se produzcan saltos en la capacidad de generar oferta exportable competitiva. Desde 2003 nunca las exportaciones argentinas crecieron si los precios no crecían, en un año las cantidades decrecieron aunque crezcan los precios (2012), y desde 2002 solo en dos años hubo un alza de cantidades mayor que la mejora en los precios (una de ellas fue en 2010 por razones de mejora en la cosecha por motivos climáticos)

 

3. Evolución de las exportaciones año a año

  •       En 2012, las exportaciones en total en valores descendieron 3,3%. Los precios subieron 1,5% y por cantidades cayeron 4,7%.
  •       En 2011,  las exportaciones habían subido. En total en valores crecieron 23,7% en relación a 2010. El alza de los precios fue de un 16,6% y en las cantidades se mejoró en 5,9%.
  •       En 2010 las exportaciones había crecido 23% en valores totales. Los precios se elevaron 5,3% y las cantidades 16,8%
  •       En 2009, las exportaciones habían descendido 20,4%. Los precios bajaron 16,8% y las cantidades cayeron 4,4%
  •       En 2008 las exportaciones habían crecido en valores totales 26,6%. Los precios mejoraron 25% y las cantidades 1,3%.
  •       En 2007 las exportaciones en valores totales crecieron 20,4%. Los precios se elevaron 11,5% y las cantidades 8%.
  •       En 2006 las exportaciones crecieron en valores 15,4%. Los precios mejoraron 8,1% y las cantidades 6,8%
  •       En 2005 las exportaciones crecieron en valores 15,8%. Los precios mejoraron 1,5% y las cantidades 14,2%.
  •       En 2004 las exportaciones crecieron en valores 16,5%. Los precios mejoraron 9,3% y las cantidades 6,6%.
  •       En 2003 las exportaciones crecieron 14,1%. Los precios mejoraron 8,5% y las cantidades 5,3%.
  •       En 2002 las exportaciones cayeron 4,8%. Los precios descendieron 4,5% y los volúmenes cayeron 0,3%.
  •       En 2001 las exportaciones crecieron 0,9%. Los precios descendieron 3,5% y los volúmenes crecieron 4,5%.
  •       En 2000 las exportaciones crecieron 12,5%. Los precios crecieron 10,3% y las cantidades 2%.

 

El gráfico que a continuación se muestra exhibe que las exportaciones han tenido en los últimos años y a excepción del año de mayor manifestación de la crisis (2009), una gran dependencia de los precios (mas que de la propia producción) para su crecimiento.

Mientras en los primeros años del nuevo siglo la evolución explicada por precios no era muy diferente a la de la explicada por volúmenes, en los últimos años la incidencia de los precios fue más determinante, salvo en el referido año 2009.

1-7

Además es evidente que la curva que exhibe la performance de las cantidades mostraba evoluciones en la primera parte del período mucho mas optimistas que lo que se ve en la segunda mitad de la serie.

Es claro que factores endógenos influyen. Como ejemplo, nótese que la inflación es determinante (como se ve en el gráfico) para esto.

1-71

 

4. Conclusión

a) Evaluación.

En general, puede afirmarse entonces que las exportaciones han crecido cuando los precios han crecido. Han decrecido cuando los precios han decrecido. En los casos de concurrencia de alzas de precios y cantidades la gran mayoría de los años los precios han subido más que las cantidades. Solo en dos años desde 2002 a la fecha han crecido más las cantidades que los precios y uno de ellos fue el de la particular recuperación tras la caída de 2009

b) Previsiones a futuro.

Esto lleva a prever que en caso de que, como se anuncia, en los próximos años los precios no continúen con la fuerza alcista que tuvieron en la década pasada (por un hipotética suba de las tasas de interés en los EEUU y una apreciación internacional del dólar norteamericano, por un menor crecimiento de grandes economías emergentes  demandantes como China o Brasil, o simplemente por que no es esperable una eterna y constante alza cuando los precios tienen niveles altos como los actuales), la Argentina tendrá problemas para seguir creciendo en sus ventas externas a menos que produzca cambios en su matriz productiva exportadora.

Por ello, así como las exportaciones se triplicaron desde el inicio del siglo (año 2001), es posible que, si no se produce un salto en la tasa de inversión, una mejora cambiaria real, una baja en la inflación de costos, una apertura de mercados para acceder en mejores condiciones de competitividad y una eliminación de regulaciones que interfieren en el comercio exterior, ya no se pueda lograr una mejora constante año y se corra el riesgo de caer en tasas pobres de alzas de las ventas externas, o en detenimiento del crecimiento o aún en caída, en inestabilidades y oscilaciones en los resultados y en una afectación en general de las relaciones en el comercio exterior.

En los primeros cinco meses de 2013 las exportaciones han crecido en valores percibidos en todo concepto 4%, pero vienen de caer 3,3% en 2012. Los niveles de venta en la mitad del año de 2013 son similares a los de 2011. Los incrementos de exportaciones por cantidades solo han crecido 1% en esta primera parte del año (3%, por mejores precios) aún con mejora climática. El amesetamiento persiste.

Si Argentina no modifica estas condiciones, que ya son estructurales, las exportaciones no superarían en el mejor de los casos los 86.000 u 87.000 millones de dólares al finalizar el primer lustro de esta segunda década del siglo XXI. Se trata de apenas un 23% por encima de lo ingresado en 2008 (último año de la serie de alzas consecutivas) y de un crecimiento de menos del 5% en el lustro 2011-2015

 

Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI)

Escribir un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook

*