Volatilidad y competitividad. Intestabilidad y comercio exterior

26/05/2018 por

Informe DNI

Mayo 2018

 

 

¿Podría el ajuste cambiario asegurar por si solo una mejora en las exportaciones?

(No: la prioridad es estabilizar el entorno de negocios y no solo un ajuste cambiario)

 

 

Tiempos sin estabilidad: Desde el inicio del siglo, Argentina es el país de la región con peor performance en la evolución de las exportaciones

 

 

 

 

  1. Introducción

La devaluación que se opera en la Argentina en las últimas semanas podría (a priori) alentar expectativas de generar ciertas ventajas para los sectores exportadores, que han venido advirtiendo sobre un “atraso cambiario” motivado por el ingreso de dólares financieros de los últimos dos años, especialmente traccionados hacia la Argentina por el endeudamiento del sector público.

Sin embargo, la experiencia argentina reciente muestra que (mas allá de alguna posible ventaja ocasional en la valuación de los costos en moneda dura), las condiciones de competitividad son sistémicas, y un ajuste cambiario (que además en Argentina suele ser seguido de un “Path Through” que alimenta la inflación y vuelve a elevar costos) no es una causa de mejora en la condición de operación de los exportadores.

 

 

 

  1. La historia en el siglo XXI

La Argentina ha padecido alta inestabilidad en el ambiente de negocios durante muchas décadas.

Si consideramos, al menos, el tiempo transcurrido desde el inicio del nuevo siglo (o el comienzo de los años 2000), se constata que la inestabilidad en el ambiente de negocios llevó (por citar solo algunos hitos) a pasar desde la convertibilidad (inflación cero) a la megadevaluación a inicios del siglo, con su consecuente cesación de pagos de la deuda publica en 2002 (y los canjes de deuda parciales posteriores), luego a la afectación de los contratos en base a los cuales operaron numerosas empresas, mientras se produjeron drásticas afectaciones y cambios en el entorno normativo y político, lo que fue sucedido de la virtual intervención del INDEC y el inicio de un alza inflacionaria una vez atravesada la mitad de la primer década del siglo nuevo, que devino en la cuasi cerrazón de hecho del comercio exterior y (en general) la alta (disfuncional) injerencia gubernamental en la actividad económica, que ocurrieron mientras llegaron devaluaciones parciales en los primeros años de la segunda década, desdoblamiento cambiario y antagonismo entre mercados formales y paralelos en la última parte del gobierno de Cristina Kirchner, luego de lo cual se accedió a una normalización legal, económica y financiera del entorno con el inicio del gobierno del Presidente Macri (incluyendo el arreglo de la deuda pública, la negociación con empresas que tenían litigios con el estado, la unificación del mercado cambiario, la normalización del comercio exterior), pero todo acompañado recientemente de una persistente inestabilidad en los niveles de precios y de una vuelta a la mayor inestabilidad en materia de inflación y tipo de cambio actuales.

Puede decirse que, si bien en los últimos 25 meses Argentina ha corregido sustancialmente condiciones del entorno, no ha podido mejorar -como el gobierno admitió que hubiese querido- dos variables críticas: la tasa de inflación y el tipo de cambio.

De modo que durante 18 años (desde el cambio de siglo) se ha pasado de una estabilidad frágil (convertibilidad) a ajustes bruscos y luego una estabilidad parcial reactiva (inicios del siglo XXI), que luego llevo a la animación de nuevos desequilibrios y la afectación del entorno jurídico y económico, una alta intervención en la economía privada y enormes desequilibrios (segundo mandato de Cristina Fernández), y últimamente una mejora sustancial en las condiciones institucionales de mercado -con el gobierno de Mauricio Macri-, pero con la imposibilidad de generar estabilidad de precios y monedas (en este último tiempo).

No es lo antes descripto la única causa, pero puede señalarse que, en términos de inserción comercial externa, lo que ha de constatarse en este tiempo es que la constante ha sido hacia una perdida de capacidad exportadora y una performance en ventas externas que ha sido peor que la de los países de la región, que han tenido condiciones mejores, o (en el peor de los casos) menos graves en los entornos de negocios de las empresas.

Efectivamente, lo que parece ocurrir es que la consecuencia de la inestabilidad es una seria afectación de los resultados en materia de comercio internacional (que reflejan la competitividad asistencia de la economía), incluso en tiempos en los que hubo alguna parcial corrección cambiaria que pudiera haber mejorado la capacidad exportadora, en la medida en que esto ultimo no fue acompañado de una mejora en las demás condiciones de funcionamiento de los mercados

 

 

 

  1. La evolución de las exportaciones argentinas dese el inicio del siglo

Las exportaciones argentinas crecieron desde el inicio de siglo hasta el último año si se las mide “punta a punta” en ese lapso (2000-2017) y lo hicieron más que duplicándose.

El cuadro siguiente exhibe los resultados en millones de dólares de las exportaciones año a año desde el año 2000 hasta 2017.

 

2000 26.406
2001 26.610
2002 25.734
2003 29.566
2004 34.550
2005 40.352
2006 46.456
2007 55.780
2008 70.021
2009 55.750
2010 68.500
2011 84.051
2012 80.927
2013 81.660
2014 71.880
2015 56.784
2016 57.879
2017 58.384

 

 

 

Si bien puede observarse un crecimiento en el periodo medido, es cierto que se observa una alta dependencia de los precios internacionales (las mayores alzas coinciden con tiempos de crecimiento de precios internacionales), a la vez que se constata que luego del pico alcanzado en 2011 los resultados han sido peores, afectados por condiciones exógenas (por citar algunos casos la caída de la demanda mundial, o la recesión en Brasil) pero también por motivos endógenos (por ejemplo la rebelde inflación o el atraso cambiario).

Una manera de analizar al valor del crecimiento de las exportaciones argentinas en el lapso referido es compararlo con la performance de los países vecinos en el mismo periodo.

 

 

  Exportaciones en millones de dólares en 2000 Exportaciones en millones de dólares en 2017 Crecimiento porcentual entre 2000 y 2017 Diferencia entre las exportaciones en 2000 y en 2017 en millones de dólares
México 166.294 409.494 146,24 243.200
Brasil 55.119 217.739 295,03 162.620
Argentina 26.341 58.828 123,33 32.487
Venezuela 30.948                                       s/d                             –                                     –
Chile 18.215 68.306 274,99 50.091
Colombia 13.158 37.800 187,27 24.642
Perú 6.866 44.983 548,01 37.627
Ecuador 4.822 20.009 314,95 15.187
Uruguay 2.295 9.058 294,68 6.763
Paraguay 871 12.257 1.307,23 11.386
Bolivia 1.457 7.846 438,5 6.389

 

 

Como puede observarse, las exportaciones argentinas han tenido desde 2000 hasta 2017 la peor performance en la región (excluido el caso de Venezuela, de la que no se tiene datos actuales).

Esto es: la argentina es desde hace mucho tiempo una economía con enromes dificultades de inserción externa. Varias son las razones que pueden explicar eso, pero sin dudas entre ellas ha de encontrarse la referida constante inestabilidad en las condiciones y factores del ambiente de negocios.

 

 

Esto es: habiendo sido una economía de alta volatilidad e impredecibilidad, su capacidad de entablar relacionamiento externo ha sido débil.

La Argentina ha tenido un crecimiento de sus exportaciones en toda la serie medida que es muy menor a las que lograron Paraguay, Perú y Bolivia; considerablemente menor que la que lograron Ecuador, Brasil y Uruguay; y algo menor que la que lograron Colombia y México.

Incluso, como puede observarse, Argentina fue superada en el importe de exportaciones medidas en dólares por Chile en el lapso medido. Y además Chile, igual que Perú, México y Brasil, hoy tiene un monto de exportaciones cuya diferencia con la que lograban en 2000 es mayor que la diferencia lograda por Argentina comparando resultados del 2000 con los de 2007.

 

 

Esto es: las condiciones de competitividad sistémica (Argentina ha sido el país con mayor volatilidad política, regulativa, económica, financiera y en la inserción internacional en la serie medida) han impactado en resultados que evidencian una debilidad en la capacidad exportadora.

Mas aun: considerando el actual ajuste cambiario al que está sometida la economía argentina, puede preguntarse si el mismo puede ser causa de un salto exportador. Pues la respuesta, a priori, puede ser que un mayor ajuste cambiario no asegura mejor competitividad, no solo porque en una economía muy inflacionaria es altamente probable el traslado a precios del ajuste en el tipo de cambio, sino que además cuando las condiciones generales no garantizan estabilidad, predictibilidad y baja aleatoriedad (que es lo que deberá apuntarse como objetivo) el tipo de cambio en soledad no es suficiente.

Si bien no son tiempos comparables (porque el periodo que se menciona a continuación era un tiempo de alta irregularidad en las condiciones institucionales y políticas de funcionamiento del mercado), puede constatarse lo ocurrido entre el año 2000 (tiempo de atraso cambiario) y 2008 (2000/2008 es el plazo en el que pudo madurar un proceso posterior a la mega devaluación de 2002 y a partir del cual comenzó otra vez a padecerse mayor inflación y se agravaron condiciones de funcionamiento de los mercados) y puede comprobarse que sin varias condiciones simultaneas los resultados no son garantizados solo por un mejor tipo de cambio nominal (una vez más, los comparados no son tiempos equiparables en cuanto a las características de los mercados sino que sirven para analizar que el tipo de cambio -mucho menos si se mide solo el nominal- no garantiza resultados)

A la vez puede constatarse lo antes referido al comprobar que entre los años 2000 y 2008 la performance argentina en materia de exportaciones (aun luego de un mega ajuste cambiario récord -ocurrido a inicios de 2002- y una respuesta lenta del incremento de costos reales en la economía argentina) fue también la peor de Sudamérica.

 

 

 

País Crecimiento porcentual de las exportaciones entre 2000/2008 Exportaciones en millones de dólares en el año 2000 Exportaciones en millones de dólares en el año 2008
México 75 166.294 291.343
Brasil 259 55.119 197.942
Argentina 165 26.341 70.021
Venezuela 207 30.948 95.138
Chile 264 18.215 66.455
Colombia 192 13.158 38.531
Perú 359 6.866 31.529
Ecuador 297 4.822 19.147
Uruguay 209 2.295 7.100
Paraguay 796 871 7.812
Bolivia 342 1.457 6.448
Merc Común Centroamericano 132 17.611 40.898

 

 

Una vez más, este análisis no prevé comparar las circunstancias (sustancialmente distintas) de 2000/2008 con las actuales, sino que solo prevé dar un ejemplo de que un mero ajuste cambiario (menos aun si es eminentemente nominal) no garantiza condiciones de mejor acceso a mercados externos para las empresas.

 

 

 

  1. Consideraciones finales

Las relaciones económicas internacionales en el planeta se hacen más complejas.

Exigencias mayores por regulaciones públicas nacionales se suman a las de los acuerdos internacionales, y ellas a las normas privadas de los grandes actores (privados); que plantean requisitos no poco exigentes para convertirse en proveedor o vinculado a los mismos.

Las nuevas discusiones internacionales relativas al desgaste de instituciones (OMC, tratados vigentes, métodos de relacionamiento –bilateralismo, regionalismo, multilateralismo- entre países) auguran más complejidad aún. Cambios tecnológicos, institucionales y políticos, económicos y geoestratégicos hacen que transitemos un tiempo de laza del comercio internacional (casi 4% el año pasado) pero exigencias cualitativas mayores.

En este marco, las condiciones de inestabilidad persistentes en no pocas variables en Argentina operan como obstáculo para que las empresas argentinas entablen relaciones virtuosas propias de las que requieren el nuevo tiempo en el plano de los negocios internacionales. Los vínculos internaciones requieren capacidad para planificar a mediano plazo y generar estrategias sistémicas de relacionamiento que las empresas ven complicado de implementar si el frente interno es inestable.

Las relaciones económicas internacionales en el planeta combinan hoy inversión (emisiva y receptiva), comercio (emisivo y receptivo), flujos de bienes y servicios, alianzas y asociaciones. Y propenden a premiar vínculos regulares y permanentes. Las condiciones de inestabilidad afectan la capacidad de las empresas de asumir esos vínculos regulares con contrapartes en el exterior.

Argentina aparece, pues, con problemas estructurales propios de una economía con pocos actores con capacidad de insertarse de modo exitoso en un mundo con exigencias crecientes (en buena parte como efecto del entorno en el que se desenvuelven) y buena parte de ello se explica por las constantes condiciones de instabilidad domésticas.

Por ende, los cambios macroeconómicos aun esperados (en materias como inflación, déficit fiscal, presión tributaria, tasa de interés, confort cambiario, marco regulatorio, infraestructura, exigencias administrativas públicas), ayudarían a resolver en esta materia problemas de matriz productivo-comercial que se refieren a las condiciones cualitativas de las empresas (las que se vinculan en el mundo son las empresas, más que los países).

Por ende, deberán preverse, para recuperar inserción transnacional, no solo por parte del sector privado sino también del sector público, un conjunto de políticas, acciones, servicios, iniciativas e incentivos para mejorar ese marco de referencia para los agentes productivo-comerciales en pos de una mejor internacionalidad.

Y antes de esperar reformas cualitativas, las condiciones básicas de predictibilidad, estabilidad, baja complejidad y menor aleatoriedad aparecen como condición. La performance de argentina en la región (la peor en materia exportadora entre 2000 y 2017) muestra como enseñanza la necesidad de un ordenamiento doméstico.

 

 

 

 

Marcelo Elizondo

Director General

Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI)

      Chapter argentino de la International Society for Performance Improvement (ISPI)

 

 

Escritos Relacionados

Tags

Compartirlo

Escribir un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook

*

Translate »